Egun gogorrak novorrosiar erresistentzia antifaxistarentzat

Asteetan ukronaziek botatako mehatxuengaitik eta baita Donbasseko herriarekin elkartasuna adierazten duten zirkulu politikoen kalkuluengaitik novorrosiar erresistentzia antifaxistarentzako ekaina eta uztaila hilabete gogorrak izango zirela ematen zuen.

Tamalez horrela ari da izaten eta Donbassetik datozen berriak ez dira bat ere onak. EH-Donbass Elkartasun Komitearen informazio iturriek adierazi digutenaren arabera Donetsk-ko Herri Errepubliketako (DHE) eta Lugansk-ko Herri Errepubliketako (LHE) Herri Miliziek bakarrik hildakotan 20 eta 30 arteko bajak izan dituzte. Zaurituak askoz gehiago izango lirateke.

Azken asteetan hildako novorrosiar Herri Milizietako hiru militarkide

 

Ez hori bakarrik, DHEko hegoaldean gutxienez posizio bat galtzeko zorian egon dira indar novorrosiarrak. Hau ez zen aspaldi gertatzen.

Zein da eskalada militar ukrainiar honen arrazoia? Edo hobeto esanda arrazoiak zeintzu dira?

Lehendabizi argitu behar da ez gaudela ofentsiba baten aurrean izan ere ofentsiba militar bat egoteko lurretik tropen mugimenduak egon behar dira eta ukronaziak gaur egun ez dira gai lurretik aurrera egiteko. Ukronazien aldetik lurretik ematen diren aurrera pausoak Zonalde Grisean (Kontaktu Lerroan) ematen dira, hau da garrantzi estrategiko-militar gabeko lur eremuetan. Ordea artilleria nahiko eraginkorra dutenez, are gehiago mugitzen ez diren tropen aurka (novorrosiarrak) edo zibilen aurka, min egiteko gai dira.

Esan bezala, eskalada militar horren arrazoia edo arrazoiak zeintzu dira? Alde batetik Errusiar Federakundean ospatzen ari den futbol Mundiala. Antza Kiev-ko Gobernu kolpistak eskalada militar bat abiatu du Errusiar gobernua probokatu nahian nahiz eta jakin Kremlinek ez dituela militarki Lugansk eta Donetsk-ko Herri Errepublikak babesten; Errusiaren laguntza soilik humanitarioa dela jakin badakite.

Beste alde batetik eskalada ukronazi honen beste arrazoia izan daiteke NATOk ospatu duen bilkura orokorra. Ukrainiako Junta kolpistak egindako “indar” erakusketa baten aurrean aurkituko ginateke beraz, alegia haien jauntxoen (NATO) aurrean meritoak egiten ari direla.

Ikusten denez gerrak ez du etenik Donbassen eta ez dira egun oparoak erresistentzia antifaxistarentzat. Ala ere ez dugu etsi behar gure elkartasunean eta konpromesu antifaxista eta antinperialistan, izan ere nahiz eta ukronazien beste eraso basati baten aurrean aurkitzen garen errealitatea da novorrosiarren posizioak tinko mantentzen direla.

Donbassetik heltzen zaizkigun berriak oso lazgarriak dira, behin baino gehiagotan, askotan esan beharko genuke, Ukrainiako ekialdean gertatzen dena hemen Euskal Herrian 1936 eta 1937an bizi izan genuen gerrarekin alderatzen dugu.

IMG_20180714_003259_625

Ama batek galdutako semea, alaba ta suhia

Jaso dugun informazio baten arabera andra batek bere semea, alaba eta suhia (yerno) galdu ditu azken urtean. Ekainean galdu omen du bere azken semea. Izugarria.

Gaur egun ere berebiziko garrantzia du gure herritik Donbasseko herriari eta bere borrokalari antifaxistei elkartasun internazionalista adieraztea. Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea horretarako tresna duzue. Lotu gurekin edo babestu gaitzazu ekonomikoki!

Gora Donbasseko erresistentzia antifaxista!!!

EZ DIRA PASAKO!!!

¡¡NO PASARAN!!

 

La OTAN exige a la Federacion Rusa que “deje de apoyar” a las Republicas Populares del Donbass

2-117

novorosinform.org (11-7-2018)

Los líderes de los países de la OTAN pidieron a Rusia que retire las tropas del territorio de Ucrania, Moldavia y Georgia. Esto se afirma en una declaración publicada en el sitio web de la alianza.

“Reafirmamos nuestro apoyo a la soberanía de Ucrania, Georgia y la República de Moldova dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”, dice el documento.

Los participantes de la cumbre también pidieron a Rusia que “deje de apoyar” a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y renuncie al reconocimiento de Abjasia y Osetia del Sur.

Recordemos, el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso llamó a la OTAN “bloque militar inútil”. 

Anteriormente se informó que los países de la OTAN aprobaron hoy (por ayer) la  creación de fuerzas de reacción rápida a gran escala.

El 8 de julio, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que los países de la OTAN deben  tomar las medidas necesarias y “centrarse en proteger a la Alianza”  en respuesta a las acciones de Rusia en Crimea y el Donbas.

En junio, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que  Rusia está y seguirá brindando asistencia al pueblo de la República Popular de Lugansk y de la República Popular de Donetsk.

Estados Unidos y la OTAN suplantan a la Unión Europea en crisis

El establishment estadounidense sigue obligando al presidente Trump a defender la OTAN, hoy por hoy principal herramienta del imperialismo transnacional. A pesar de los desplantes que Trump les infligió en la reciente cumbre del G7, los vasallos de Estados Unidos siguen negándose a ser independientes, así que el presidente estadounidense mantiene un aspecto de la política de sus predecesores: infantilizar a los europeos y azuzarlos en contra de Rusia. Previendo una posible disolución de la Unión Europea, algunos miembros de esta última optan por implicarse más aún en la OTAN.

or-41014

Manlio Dinucci (Il Manifiesto)

Dos cumbres, organizadas ambas en Bruselas a sólo 2 semanas una de otra, representan el statu quo de la situación en Europa. La reunión del Consejo Europeo –realizada el 28 de junio– confirmó que la Unión, basada en los intereses de las oligarquías económicas y financieras, principalmente de las grandes potencias, se desmorona por causa de conflictos de intereses que no se limitan a la cuestión de los migrantes.

La otra cumbre es el Consejo del Atlántico Norte –a realizarse del 10 al 11 de julio con la participación de los jefes de Estado y de gobierno de los 22 países de la Unión Europea (que cuenta 28 Estados) que son a la vez miembros de la OTAN. El objetivo de esa otra cumbre es fortalecer el mando de Estados Unidos sobre la OTAN. El presidente Donald Trump llegará así con mejores cartas a la cumbre bilateral que celebrará, sólo 5 días después, con el presidente ruso Vladimir Putin en Helsinki.

La situación de Europa dependerá fundamentalmente de lo que el presidente de Estados Unidos ponga sobre la mesa de negociaciones.

No es un misterio que Estados Unidos nunca quiso una Europa unida que fuese su aliado en un plano de igualdad. Durante más de 40 años, a lo largo de la guerra fría, Estados Unidos mantuvo a Europa subordinada y en el papel de primera línea de su confrontación nuclear con la Unión Soviética. En 1991, ya terminada la guerra fría, Estados Unidos teme que los aliados europeos cuestionen su liderazgo por estimar que la OTAN ha perdido su utilidad, ante la nueva situación geopolítica. Ese temor determina la reorientación estratégica de la OTAN –siempre bajo el mando de Estados Unidos–, reconocida en el Tratado de Maastricht como «base de la defensa» de la Unión Europea, y su ampliación hacia el este, con lo cual los ex miembros del desaparecido Pacto de Varsovia se comprometen más con Washington que con la Unión Europea.

Más tarde, durante las guerras iniciadas contra Irak, Yugoslavia, Afganistán, nuevamente Irak, Libia y Siria, por debajo de la mesa Estados Unidos se pone de acuerdo con las grandes potencias europeas –Reino Unido, Alemania y Francia– repartiéndose con ellas las zonas de influencia mientras que impone sus deseos a los demás países europeos –incluyendo Italia– sin concederles gran cosa a cambio.

El objetivo fundamental de Washington es no sólo mantener a la Unión Europea en posición de subordinado sino también, con más razón aún, impedir la formación de un área económica que abarque todo el continente europeo, incluyendo Rusia, y que se conecte con China a través de la naciente «Nueva Ruta de la Seda». Esa es la verdadera causa de la nueva guerra fría iniciada en Europa en 2014 –bajo la administración Obama–, con las sanciones económicas y la escalada de la OTAN contra Rusia.

La estrategia «divide y vencerás», o sea dividir para dominar, inicialmente disimulada bajo apariencias de diplomacia, sale ahora a la luz del día. Al reunirse, en abril, con el presidente francés Emmanuel Macron, Trump le propuso que Francia saliera de la Unión Europea a cambio de condiciones comerciales más ventajosas que las que tiene como miembro de la UE.

No se sabe lo que está decidiéndose en París, pero es significativo el hecho que Francia haya iniciado un plan que prevé la realización de operaciones militares conjuntas por parte de un grupo de países miembros de la Unión Europea sin contar con los mecanismos de decisión de la UE. Ese acuerdo fue firmado el 25 de junio por Luxemburgo, Bélgica, Dinamarca, los Países Bajos, España, Portugal, Estonia y el Reino Unido, que participará así en esas operaciones militares aún después de su salida de la Unión Europea, en marzo de 2019.

Italia, según precisó la ministro de Defensa de Francia, Florence Parly, no ha firmado todavía por «una cuestión de detalles, no de sustancia».

De hecho, se trata de un plan aprobado por la OTAN ya que «completa y acentúa la rapidez de las fuerzas armadas de la alianza». Y, subraya la ministra italiana de Defensa Elisabetta Trenta, como «la Unión Europea debe convertirse en un productor de seguridad a nivel mundial, para lograrlo tiene que reforzar su cooperación con la OTAN».

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

En Oviedo (Asturies) tampoco quieren al filonazi ucraniano Roman Zozulya en su equipo de futbol

la-aficion-del-oviedo-no-quiere-a-zozulya-el-nazismo-no-contempla-el-respeto
*El Confidencial (2-7-2018)

Roman Zozulya fue protagonista de una situación similar a la que está viviendo hace ahora algo más de un año, cuando durante la temporada 2016/2017 el Rayo Vallecano quiso fichar al jugador ucraniano. La afición, consciente del perfil del ucraniano, muy próximo a los círculos neonazis de Ucrania, logró frenar su fichaje, tras duras peleas dialécticas con el club. Ahora parece estar viviendo algo parecido, después de que el Real Oviedo hiciera público su interés en el jugador, que no seguirá formando parte de la plantilla del Albacete.

La peña Azul Otero, que forma parte de la federación de peñas oficiales del club asturiano, ha publicado una imagen tachada del jugador, señalando que la misma dice “no” al fichaje de Roman Zozulia, “vinculado a grupos neonazis y paramilitares ucranianos”. “Fuera nazis del fútbol“, añaden, en un comentario en Twitter que ha levantado una encedida discusión en las redes sociales, sobre la politización del fútbol.

Algunos aficionados, sin embargo, han seguido la línea de esta peña y han criticado las intenciones del Oviedo. “No se lo deseo ni al Sporting”, señala @andres_uvieu. “Nazis fuera del fútbol y de las calles. No lo queremos en Asturies“, añade. Otro usuario, @dinky_azul, amenaza con pensarse “mucho” su renovación como abonado del equipo “después de no abandonar en tercera división si finalmente el club ficha a Zozulya.Por encima de los éxitos deportivos están los valores del Oviedo”, se suma @imrxdri.

Otro ‘oviedista’, Esteban Rodríguez, ha explicado que la situación es “simple” y que no se trata de “política“, sino de “tener deportistas 100% en tu Real Oviedo, y eso implica tener respeto a todas las personas. El nazismo no contempla el respeto“, señala desde su cuenta de Twitter. Desde el movimiento La Cigua Carbayones, conjunto de animación en el Carlos Tartiere desde 2005, también apuntan a que Zozulya no será bien recibido en el estadio.

Apoyo desde Vallecas

Los aficionados del equipo asturiano han recibido el apoyo de algunos aficionados rayistas, que se encontraron en una situación parecida hace más de un año. Cuando estalló la polémica en el Estadio de Vallecas, Zozulya señaló que había intentado “hablar con ellos, mirarles a los ojos y decirles la verdad”. “Pero me llamaban fascista por defender a mí país, quiso explicarse el jugador, que finalmente regresó al Betis, antes de pasar al Albacete, donde ha jugado durante la última temporada.

No obstante, no es la única vez que Zozulya se ha enfrentado al rechazo de una afición. Hubo otras dos ofertas muy específicas de equipos de Suecia. Una de ellas, casi firmada, acabó por retirarse después de que sus hinchas, de izquierdas, amenazaran con tomar medidas, comentó entonces su agente en un periódico ucraniano.

“Los aficionados del otro equipo sueco eran más del ala derecha, pero tampoco salió la operación: se miraron unos a otros y dijeron ‘no’, por lo que pudiera pasar… Valoran su calidad futbolística pero no se atreven ya a dar el paso”. Ni de un lado ni de otro, estiman que las consecuencias que puede traer su contratación pueden resultar negativas.

Reducen el toque de queda en la Republica Popular de Donetsk

36527056_2056889954550908_2143687721544056832_n

El Jefe de Estado y Primer Ministro de la República Popular de Donetsk (RPD), Alexander Zakharchenko ha firmado un decreto para reducir el toque de queda en el territorio de toda la República. De esta manera esta medida de carácter militar se ha cambiado y a partir de ahora sera de 01:00 a 05:00. Hasta ahora venia siendo desde las 23:00 a las 05:00.

Este es el mayor cambio en el toque de queda desde que comenzó la guerra en 2014. Con esta medida las autoridades de la RPD esperan que aumente la moral tanto de la Milicia Popular como de la población y a su vez esperan que ayude a mejorar la economía de la República.

39a5f938675d47602fc89edd8eec8dfe

 

Testimonio del activista humanitario frances Nikola Mirkovic tras visitar la linea del frente

1079990893.jpg

El jefe de la asociación francesa Ouest-Est, Nikola Mirkovic, acaba de visitar la línea del frente en Donbás durante una misión humanitaria. El activista comentó a Sputnik que cada vez es “un viaje extremadamente emocionante” y recordó esta guerra olvidada.

“Nadie habla de esto, pero día tras día continúa la batalla entre los que quieren la independencia en el sureste de Donbás y el Ejército ucraniano”, explicó.

                                                                                                                                                         Mirkovic contó que algunas partes de la ciudad de Donetsk se mantienen extremamente bien y apenas parecen afectadas por los bombardeos, pero las zonas norteñas de la urbe representan una imagen completamente distinta: aparecen “casas destruidas habitadas por gente muy pobre”.

Una vida difícil

La Cruz Roja (archivo)

“Si uno vive en la línea del frente, no hay tiendas alrededor. Hay solo camiones que llevan alimentos una vez por semana y hay gente que carece de dinero, ya que las autoridades en Kiev incluso dejaron de pagar las pensiones”, agregó. Así que alimentarse es una ardua tarea para los habitantes locales.

Si uno tiene la suerte de conseguir un trabajo, contará con un salario que no supera los 100 dólares. La inflación, al mismo tiempo, representa una tasa récord. Al mismo tiempo, cuando en la prensa extranjera se habla de las 10.000 víctimas, 25.000 heridos y un millón de desplazados, se suele “culpar a Rusia de todo esto”, pero en realidad “no fue Rusia la que desató todo este caos ucraniano”, asevera el activista.

El ejército fantasma

Mirkovic puso de relieve que durante todos sus viajes en la zona suele preguntar a los locales sobre la presencia militar rusa, pero siempre recibe la misma respuesta:

“Les pregunto a los locales: ‘¿Dónde está el ejército ruso, que no lo veo?’. Y me responden: ‘Nosotros tampoco, pero nos agradaría mucho verlo’. (…) He estado en Donetsk y Lugansk y no he visto a soldados rusos. Mientras tanto, los ‘expertos’ de los medios dominantes afirman que sí están presentes allí. Es un bulo”, aseveró el dirigente de Ouest-Est.

Situación en Donbás (archivo)

Al mismo tiempo, el activista no niega que haya una gran cantidad de ciudadanos rusos, algunos con previa experiencia militar como soldados, que llegaron a la zona en calidad de voluntarios.                                                                                                                                                                                                Este hecho el francés lo compara con “una hipotética guerra entre los francoparlantes y angloparlantes en Canadá”: en su opinión, muchos ciudadanos franceses harían lo mismo sin que significara que “el ejército galo lucha por Quebec”.

Un futuro incierto

El interlocutor de Sputnik advirtió que después de la victoria rusa en Siria, Ucrania probablemente se convertirá en el obstáculo principal de las relaciones entre Rusia y la OTAN dado que en los últimos años, las autoridades de Kiev no se esforzaron por solucionar el conflicto y cumplir los acuerdos de Minsk.

Según Mirkovic, “han ido avanzando durante todo este tiempo y lo que quieren es la guerra”.

El jefe de la asociación abordó también el tema de la injerencia estadounidense en el asunto. Al valorar la participación de los países europeos, formalmente neutrales, en las negociaciones sobre el conflicto ucraniano, Mirkovic se mostró perplejo ante la presencia de Washington.

“No entiendo qué hace Washington en Ucrania. Hay que sacarlo de aquí (…) Mientras permanezca la misma gente que provocó el Euromaidán, no cabe esperar la paz”, declaró.

Cuando desde EEUU hablan de la democracia, suele tratarse de una democracia sumisa ante la Casa Blanca, agregó al recordar las declaraciones de los altos cargos de EEUU sobre “el apoyo de los procesos democráticos en Ucrania” y el orgullo del magnate George Soros por haber apoyado el golpe de Estado en el país.

Situación en Donbás (archivo)

A pesar de todas las dificultades, el activista se mostró sorprendido por la estructura de las propias repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk.”Establecieron su propia administración, su ejército, su sistema social. Es difícil creer que todo esto no existiera hace cuatro años (…) Todo lo destruido lo restauran con sus propias manos”, señaló.

Personalmente, Nikola Mirkovic se dedicó a la actividad humanitaria cuando EEUU empezó los bombardeos a Yugoslavia: “yo sé qué es una guerra y qué consecuencias tienen las intervenciones de la OTAN (…) al ver lo que pasaba en Ucrania, me percaté de que era lo mismo”.

SDDNffA0_400x400.jpg

LIBRO: RUSOFOBIA ¿HACIA UNA NUEVA GUERRA FRIA?

Cover4_Rusofobia

* Txalaparta Argitaletxea

Este 2018 estamos asistiendo a una verdadera campaña contra Rusia. Si hemos de creer a los medios de comunicación occidentales, Rusia es prácticamente la encarnación del mal. Hay, en cierto modo, una especia de rusofobia en los medios. En esta narrativa, los rusos han conseguido, por poner sólo algún ejemplo, que Trump fuera presidente y que Cataluña profundizara en el proceso de secesión. No importa que su sistema económico sea, con virtudes y defectos, equiparable a los de las democracias neoliberales del resto del mundo; Rusia sigue siendo, como lo fue durante el periodo soviético, el enemigo que hay que combatir.

Las señales de que ese combate ha empezado son evidentes: Rusia no tiene bases militares propias en la frontera de EEUU, pero en cambio se ve constantemente cercada militarmente por las tropas de la OTAN en sus líneas fronterizas. Algo que la obliga, una vez más, a un caro proceso de rearme. Pero no es la única evidencia: Mientras Occidente alienta las “revoluciones de colores” y promueve la independencia de Kosovo, por ejemplo, reprocha a Rusia su anexión de Crimea (región históricamente rusa), y niega la posibilidad de un referéndum a las provincias pro-rusas del este de Ucrania.

Incluso la memoria de lo que realmente sucedió en la Segunda Guerra Mundial ha sido deliberadamente alterada: no parecen haber existido los 25 millones de rusos muertos y ya ni se reconoce que fue el ejército soviético quien contribuyó a la consecución de la victoria sobre el nazismo. Rusia es, pues, a los ojos de Occidente, el gran peligro. La gran amenaza. Utilizando a los medios, Estados Unidos y la Unión Europea han creado un ambiente de rusofobia, carente de justificación real, que anuncia una nueva etapa histórica.

Edita: Investing ‘Action / El viejo topo
Precio: 15,00€

RoberRobert_Charvint Charvin

1938 (Est. francés)

Profesor emérito de Derecho (especializado en Relaciones Internacionales) en la Universidad de Niza Sophia-Antipolis. Es Decano honorario de la Facultad de Derecho y Ciencias Económicas de Niza y Consultante en Derecho Internacional y Derecho de las RRII. Algunas de sus obras incluyen: Vers la post-démocratie (Editions Le Temps des Cerises, 2006); Comment peut-on être Coréen (du Nord)? (Editions Losange, 2006); Droit de la protection sociale (L’Harmattan, 2007); La Corée vers la réunification (Con Guillaume Dujardin, L’Harmattan 2010); Côte d’Ivoire 2011. La bataille de la seconde indépendance (L’Harmattan, 2011); Le Droit International et les puissances occidentales (Cetim, Genève, 2013); Jacques Vergès, un aristocrate du refus (L’Harmattan, 2013); Les tiers mondes. Du Sud aux Suds, panorame critique (Editions Publisud, 2013) o Faut-il détester la Russie? (Editions Investig’Action, 2016), entre muchos otros.