ELKARTASUN DENDA / TIENDA SOLIDARIA

BANDERAK 10€

This slideshow requires JavaScript.

TXAPAK 1€

This slideshow requires JavaScript.

XINGOLA 1,5€

DfAOwvEXUAAsz4r

BOLETIN – ENTREVISTA A EH-DONBASS ELKARTASUN KOMITE 1€

IMG_20180617_040003.jpg

KAMISETAK (Faxismoa garaitu genuen, garaituko dugu) 10€

faxismoa-garaituko-dugu

BONOLAGUNTZAK 1€

images

ESKAERAK / PEDIDOS: donbasseh@gmail.com

ZURE EKARPEN LAGUNTZAK BIZITZAK SALBATZEN DITU

TU APORTACION-AYUDA SALVA VIDAS

Europako gerra ahantzia

Urtebete baino gehiagoren ondoren, Ukrainako gatazka konpontzeko sortu zuten laukotea elkartu egin da aste honetan. NBEren misio bat bidaltzeko proposamena paratu du mahai gainean, baina, oro har, egoera nolakoa den berretsi baino ez du egin: gatazka guztiz hormatua dagoela.

donbass gerra ahantzia

Mikel Rodriguez (BERRIA) / 2018ko ekainak 16

Minskeko Akordioen ezarpena trabatuta dago». Alemaniako Atzerri ministro Heiko Maasek agerikoa den egoera berrestea bertze erremediorik ez zuen izan joan den astelehenean Berlinen kazetarien aitzinean egin zuen agerraldian. Minskeko Akordioek 2015eko irailean eman zuten fruitu nagusia, Ukraina hego-ekialdeko gerrako su-etena eraginkor bihurtu zenean. Nabarmen murriztu zen borroken, erasoen eta biktimen kopurua, baina, orduz geroztik, ez da aurrerapausorik eman gatazka politikoa konpontzeko bidean. Funtsean, gerra hormatuta egon da 2015eko irailetik, baina pixkanaka areagotuz joan diren bonbardaketa eta tiroketa bakanek egoera usteldu dute. Nazioarteko agendatik kanpo dago Donbass eskualdeko gatazka, Europan mende honetan izan den gerrarik handiena.

Donbass agendatik kanpo gelditu dela erakutsi duen adibide argia Minskeko Akordioak sinatu zituen taldea bera izan da, Normandiako Laukotea. Europa mendebaldeko herrialde nagusiek sustatuta sortu zen laukote hori, konponbide bat negoziatzeko; Alemaniak, Frantziak, Ukrainak eta Errusiak osatzen dute. Joan den astelehenean elkartu zen, Berlinen, baina hamasei hilabete zeramatzan bilerarik egin gabe. «Minsken sinatu zena berpizteko konpromisoa dago», adierazi zuen Maasek. Iragarpenik baikorrena izan zen hori.

Ekarpen bakarra Maasek eta Jean-Yves Le Drian Frantziako Atzerri ministroak egin zuten proposamena izan zen, eta ez zen proposamen berria izan guztiz. NBE Nazio Batuen Erakundeak Donbassen misio bat hedatzea proposatu zuten. «Mosku eta Kiev prest daude aztertzeko, baina oraindik desadostasun handiak dituzte misio horren izaeraren eta eginkizunaren inguruan», erran zuen Maasek.

Bortz ordu iraun zuen lau herrialdeetako Atzerri ministroek egin zuten bilerak; «Esperantza txiki bat», Alemaniakoaren erranetan. Bilkura hasi aitzinetik, Maas Bild egunkariarekin mintzatu zen, eta erran zion helburu zuela bake elkarrizketa formalak hastea Alemaniako Parlamentuak udako etenaldia hasi aitzinetik —uztailaren 6a baino lehen—.

NBEren arabera, 10.000 lagun baino gehiago hil dituzte Ukrainako armadaren eta Donbasseko matxinoen arteko gerra hasi zenetik; horietako 2.700 inguru zibilak ziren. Gehien-gehienak, bai zibil, bai soldadu, 2014ko apirilaren eta 2015eko irailaren artean hil zituzten. Baina NBEren Auzi Humanitarioetarako Bulegoa kezkatuta dago; izan ere, gero eta zibil gehiago hil dituzte hilabeteak pasatu ahala, su-etena teorian indarrean badago ere. Gatazkari buruz egin duen azken txostenean biltzen duenez, joan den martxoan bortz zibil hil zituzten, eta apirilean, hamahiru. «Bonbardaketek, suzko arma txikien tiroek eta minek mehatxatuta bizi dira egunero banaketa lerroaren inguruan bizi diren ehunka milaka gizon, emakume eta haur».

Lau urte gerrak banatuta

Banaketa lerroa Donbass eskualdea bitan zatitzen duen lerroa da: iparraldera eta mendebaldera, Ukrainako Estatuaren kontrolpean jarraitzen duen zatia; hegoaldera eta ekialdera, Errusiako mugaraino, Donetskeko eta Luhanskeko herri errepublikek kontrolatzen duten eremua. Gatazkaren sua 2013ko udazkenean piztu zen, Viktor Janukovitx Ukrainako presidenteak erabaki zuenean bertan behera uztea EBn sartzeko akordioaren negoziazioak eta akordio bat sinatzea Errusiarekin. Oposizio nazionalista europazaleak, eskuin muturrak lagunduta, protestara jo zuen, eta boterea indarrez hartu zuen 2014ko otsailean. Horrek erreakzio bat sortu zuen ekialdean: Krimeak bat egin zuen Errusiarekin, eta Ukrainako gobernu berriaren aurkakoek boterea hartu zuten Donetsken eta Luhansken; estatuarekin zuten harremana eten zuten. Hainbat hilabete gatazkatsuren ondoren, gerra ekainean hasi zen, duela lau urte, Ukrainako armadak erasoaldia hasi zuenean Donbassen kontrola berreskuratzeko.

Gatazka horrek hagitz ondorio larriak utzi ditu nazioartean, Errusiaren eta Mendebaldearen gaur egungo tentsio harremanaren jatorria izan baitzen, bertzeak bertze. EBk eta AEBek asmo irredentistak izatea egotzi zioten Errusiari, eta horregatik paratu zizkioten oraindik indarrean dauden zigor ekonomikoak. Errusiak, berriz, leporatzen die Ukraina erabiltzea Mosku mendean mantentzen saiatzeko.

 

GURE ESKU DAGOren giza-kateari atxikimendua

NOVORROSIA BEZALA EUSKAL HERRIAK AUTODETERMINAZIOA

            2014an ultraeskuinak Maidan bezela esagutu zenaren bitartez estatu kolpe bat eman zuen Ukrainian Europar Batasuna, NATO eta Estatu Batuen babesarekin. Gobernu berriaren berotasunpean, Bigarren Mundu Gerran naziekin kolaboratu zutenen ondorengoek (banderistek) nortasun ezberdin guztiak ukatuz homogeneizazio kulturala inposatu nahi izan zuten estatu osoan. Aldi berean izua inposatu zen, antifaxismoa eta baita gerra antinaziaren heroiak jazarriz. Gainera Leninen estatuak bota ziren eta baita ilegalizatu izan zen Alderdi Komunistaren egoitzak asaltatu ere. Persekuzio dinamika honetan azpimarratzekoa Odessa hiri ukrainiarreko Sindikatuen Etxeko sarraskia. Hamarnaka ezkerreko pertsona, anti-Maidan eta antifaxista bizirik erre edo erail egin zituzten ihes egiten saiatzen ari zirenean.

            Egoera honen aurrean Krimeak Errusiara bueltatzea erabaki zuen. Erreferendum baten ondoren Krimeako Errepublika deklaratu zuten eta haien independentziatik Errusiar Federazioan integrazioa eskatu zuten.

            Eskualde meatzarian Donetsk eta Luganskek autodeterminazio galdeketak ospatu zituzten ukrainiar gobernuaren oposizioa izan arren, indarrez sahiesten saiatu zena. Hala ere parte hartze oso handia lortu eta sekulako emaitza eskuratu zen faxismoaren esku dagoen Ukrainiatik banatzeko.

            Borondate demokratiko horren materializazio bezala, Lugansk eta Donetskeko Herri Errepublikak osatu ziren. Dakigunez, bidea ez dago arriskuetatik salbuetsita, eta Kieveko gobernu kolpistak gaur egun mantentzen den ofentsiba bat gauzatu zuen eta egunero gora egiten duten honako hilketa zifra hauek uzten dizkigularik:

  • 10.000 pertsona baino gehiago hilda
  • 25.000 pertsona zauritu inguru
  • Milloi bat eta bi milloi harteko exiliatu / errefuxiatu

            Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komiteak ez du defendatzen bakarrik Novorrosiako prozesuaren zilegitasuna, hain mediatikoak ez diren Abjasia, Osetia edo Transnistria bezelako beste kasuak bezela, baizik eta berea egiten du beraien patua libre eta demokratikoki erabakitzeko herrien kausa. Euskal erakunde bat izanda ezin dugu ez entzutearena egin Euskal Herriko gehiengo sozialaren aldarrikapenari. Horregatik Gure Esku Dagoren igande honetako, ekainak 10, ekimenarekin bat egiten du.

Gora Herrien Askatasuna!

 

Euskal Herrian, 2018ko Ekainaren 8an

Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea

 

Adhesión a la cadena humana de GURE ESKU DAGO

COMO EN NOVORROSSIA, AUTODETERMINACIÓN PARA EUSKAL HERRIA

            En 2014 la extrema derecha, por medio de lo que se llamó Maidan, dio un golpe de estado en Ucrania apoyado por la Unión Europea, la OTAN y EE.UU. Al calor del nuevo gobierno, los herederos de los colaboracionistas con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial (banderistas) trataron por un lado de imponer la homogeneización cultural de todo el estado, negando las diferentes identidades. Al mismo tiempo se impuso el terror, persiguiéndose el antifascismo e incluso a los héroes de la guerra antinazi. Además derribaron las estatuas de Lenin y asaltaron las sedes del Partido Comunista, que fue ilegalizado. Cabe destacar en esa dinámica de persecuación la masacre del 2 de Mayo de 2014 en la Casa de los Sindicatos de Odessa. Decenas de personas de izquierda, antimaidan y antifascistas fueron quemadas vivas o asesinadas al tratar de huir.

            Ante esa situación Crimea decidió volver a Rusia. Tras un referéndum declararon la República de Crimea y desde su independencia pidieron su integración en la Federación Rusa.

            En la cuenca minera, Donetsk y Luganks celebraron también sendas consultas de autodeterminación a pesar de la oposición del gobierno ucraniano, quien trató de impedirlo por la fuerza. A pesar de ello, se logró una gran participación y un resultado aplastante por la separación de la nueva Ucrania en manos del fascismo.

            Como materialización de esa voluntad democrática, se instituyeron las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk, que formaron Novorossia. Como sabemos, el camino no está exento de peligros, y el gobierno golpista de Kiev lanzó una ofensiva militar que hoy en día se mantiene y que nos deja éstas cifras que aumentan cada día:

  • Más de 10.000 personas muertas
  • Alrededor de 25.000 personas heridas
  • Entre 1 y 2 millones de personas exiliadas y refugiadas

            Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea no sólo defiende la legitimidad del proceso en Novorossia, igual que otros casos menos mediáticos como Abjasia, Osetia o Transnistria, sino que hace suya la causa de los pueblos a elegir su destino libre y democráticamente. Siendo una organización vasca no podemos hacer oídos sordos a la reivindicación de la mayoría social de Euskal Herria de ejercer sus derechos. Por eso apoyamos la iniciativa de Gure Esku Dago para este domingo 10 de Junio.

Gora Herrien Askatasuna!

 

Euskal Herrian, 2018ko Ekainaren 8an

Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea

Entrevista a Galina Antyufeeva y Serguei A. Shikorov, vicepresidenta y asesor del Presidente del parlamento de Transnistria

Entrevista de Pablo González para naiz.eus con Galina Antyufeeva y Serguei A. Shikorov, vicepresidenta y asesor del Presidente del parlamento transnistrio respectivamente.

«Los separatistas no somos nosotros. La secesión la hizo Moldavia»

Galina Antyufeeva, presidenta del gobernante Renovación y vicepresidenta del Parlamento de Transnistria, y Serguei Aleksandrovich Shirokov, consejero del presidente del Parlamento en política exterior, analizan la situación actual del Estado no reconocido de Transnistria.

¿Cuál es la idea nacional de Transnistria?

Galina Antyufeeva: La de la Integración Euroasiática (proyecto de unión promovido por Rusia en el que ya participan también Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y Kirguistán).

Serguei Shirokov: La defensa de nuestros ciudadanos, de nuestra cultura y modo de vida. Somos un Estado multinacional y multicultural, moldavos, rusos y ucranianos. Lo que hay que subrayar es que no fuimos nosotros los que nos salimos de la URSS, fue Moldavia. Los separatistas no somos nosotros. La secesión la hizo Moldavia. Nosotros intentábamos quedarnos en ese espacio. Nos sentimos parte de ese espacio que hoy se llama Rusia, el ‘mundo ruso’. Nos sentimos pertenecientes a esa civilización. Nunca hemos tenido problemas en ese aspecto. Nunca hemos buscado opciones de si vamos a Occidente u Oriente. Por desgracia, nuestros vecinos de la república moldava solo en los últimos 17 años han cambiado dos veces su curso. Primero Vladimir Voronin ganó las elecciones con la promesa de integrar el país en la unión de Rusia y Bielorrusia, diez años después Moldavia pasó a ser un estado pro-UE.

 

¿Cómo ha llegado Transnistria a ser un Estado no reconocido?

G.A.: Existía un país enorme que era la Unión Soviética, nadie pensaba que un país donde convivían tantos pueblos, tantas culturas y religiones se iba a desintegrar. Hubo un referéndum a favor de seguir siendo parte de la URSS. Moldavia tenía otra intención, ir hacia la UE, unirse a Rumanía, con la que mantenía una relación histórica especial. A nosotros se nos ofreció maleta-estación de tren-Rusia. Aquí vivía una población que hablaba más el ruso. La desintegración nos dividió. Tras los combates se tomó la decisión de crear nuestra República Moldava de Transnistria. Se formaron todos los órganos de Gobierno, un sistema bancario, una estructura de poder. Todos los atributos del Estado, incluida la bandera, el escudo… Y ya llevamos 27 años viviendo en condiciones de no reconocimiento. Eso no nos impide en absoluto vivir, desarrollarnos y mantener los sistemas de educación o salud.

 

¿Cómo se ha conseguido mantener este Estado sin conflicto?

G.A.: Tenemos tropas de paz de Rusia, las nuestras propias y Moldavia. Gracias a ello no hay conflicto armado. Además, al ser tropas con las que tenemos contacto y compartimos idioma, es más sencillo entendernos que en otros casos en los que las tropas son extranjeras y hablan, por ejemplo, en inglés.

 

¿Su experiencia es similar o diferente a otros conflictos del espacio postsoviético?

G.A.: Todos los países se han formado de una manera diferente, como Osetia, Abjasia o Alto Karabaj, aunque con similitudes, claro está. Y precisamente esas similitudes hay que utilizarla como mínimo común para parar el conflicto, para que no haya disparos, para que no muera gente. Nuestro Estado se diferencia ya por el hecho que todos estos años vivimos en paz con todos nuestros vecinos, y con Ucrania y con Moldavia. El caso de Osetia y Abjasia es diferente porque ellos tienen frontera con Rusia. Eso ofrece otras posibilidades de desarrollo que nosotros no tenemos. De vez en cuando sufrimos bloqueos comerciales, nuestra población sufre algunos problemas, pero siempre encontramos vías de solución. Por ejemplo, nuestros ciudadanos pueden tener una doble o triple nacionalidad permitida por ley: pueden tener pasaporte ruso, ucraniano o moldavo y viajar si lo desean. Tenemos, además, pasaporte propio de Transnistria y el pasaporte soviético es también válido.

 

¿Han estudiado otros casos de estados no reconocidos o territorios con problemas parecidos?

S.Sh.: Tenemos relación con Osetia del Sur y Abjasia. Existen estructuras intergubernamentales, como la Comunidad por la Democracia y los Derechos de los Pueblos, y tenemos una asamblea interparlamentaria. Desde el inicio de los años 90 hemos estudiado la experiencia de regiones como Irlanda del Norte y Gran Bretaña, Italia y Trentino; y en los últimos años hemos analizado al detalle la experiencia del norte y sur de Chipre. Cada vez más nuestro interés se centra en la experiencia de Chequia y Eslovaquia, Serbia y Montenegro.

 

¿Cuáles son los mayores problemas del hecho de ser un estado no reconocido?

S.Sh.: Los mayores problemas vienen del interés gubernamental de proteger los derechos y libertades de nuestros ciudadanos. Existen problemas de movilidad y reconocimiento de todo tipo de documentos, porque nuestro pasaporte no es reconocido y hay que utilizar el de otros países. Por otro lado, el no reconocimiento como Estado limita nuestra economía y debemos hacer muchos contactos económicos a través del territorio de Moldavia. Eso supone gastos adicionales y pérdidas.

Transnistria, entre su singularidad y el contexto internacional

Artículo de Pablo González en Naiz.eus

La República Moldava de Transnistria cumple 28 años y hace tiempo que ha superado el tópico del conflicto congelado. Un Estado funcional que da muestras de cansancio por su indeterminada situación, agravada por una coyuntura internacional desfavorable.

La crisis de Ucrania que comenzó en 2014 ha repercutido en Transnistria y su proyecto de Estado no reconocido a nivel internacional. Kiev ha sido siempre uno de los socios claves de Tiraspol, primero para la creación de la República Moldava de Transnistria y, luego, en su día a día, especialmente en el ámbito económico. Después de que se desataran las hostilidades entre Ucrania y Rusia a consecuencia, en primer lugar, de la anexión de Crimea y, después, por el conflicto del Donbass, Transnistria se ha visto como rehén de esa crisis, aunque no exenta de problemas propios que vienen generados por las élites económicas locales.

En esta franja de terreno de unos doscientos kilómetros de largo y un ancho de entre diez y cuarenta kilómetros viven en la actualidad 470.000 personas. Transnistria se asocia a menudo con la URSS debido al uso de simbología soviética en elementos como su bandera y su escudo, pero nada más lejos de la realidad, pues se trata de una economía de mercado capitalista como cualquier otra en la región. Precisamente es ese parecido lo que, en opinión de algunos expertos locales, como Dmitri Goncharenko, de la Asociación de Negocios pequeños y medios, lo que le lastra. Las élites locales tienden a dominar la economía y la supeditan a sus propios intereses.

Holding Sherif

Quien domina en Transnistria no es un oligarca como Vladimir Plajotniuc en Moldavia o, en menor medida, como Petro Poroshenko en Ucrania, sino el holding Sherif. Este grupo de empresas aporta mediante los impuestos algo más del 50% de todos los ingresos estatales de Transnistria. Es el monopolista en sectores como el de la telefonía móvil o el de los carburantes. Como explica Goncharenko, «nada pasa en Transnistria sin el permiso de la Oficina, que es como se conoce coloquialmente al holding Sherif. Esto hace que la concurrencia sea imposible en numerosas áreas económicas». Esto unido a las dificultades propias derivadas de ser un Estado no reconocido no favorece el clima de negocios en la república.

Atrás quedan los tiempos en los que un acuerdo con Ucrania permitía importar bienes a Transnistria desde el puerto de Odessa sin pagar aranceles ucranianos o moldavos. Incluso antes del comienzo de la crisis ucraniana todo se había complicado ya. La ayuda rusa y la herencia soviética siguen siendo un pilar fundamental en el que se apoya esta república independiente de facto aunque no reconocida. Rusia suministra gas de forma gratuita a Transnistria y de la Unión Soviética se heredó la central hidroeléctrica de Dubossari, que no solo proporciona energía a la república sino que produce electricidad suficiente como para exportarla a Moldavia y Ucrania.

En los últimos años, debido que el grupo Sherif está orientado más hacia la exportación industrial, la situación económica no levanta cabeza en Transnistria. A esta complicada coyuntura se le suman dificultades derivadas de la sintonía que parecen haber encontrado las autoridades moldavas y ucranianas para ir estrangulando poco a poco este enclave con presencia de fuerzas rusas en misión de paz desde 1992.

Además, la crisis de Ucrania ha dificultado en gran medida la vida del ciudadano de a pie. Para viajar al extranjero, los transnistrios tienen en su inmensa mayoría pasaporte de una Estado reconocido, ya sea Rusia o, en menor medida, Moldavia. Sin embargo, en la actualidad, Ucrania impide la entrada en su territorio de varones rusos de entre 18 y 65 años y pone dificultades a las mujeres. Ser un enclave ruso en la región tiene su repercusión.

Dique de contención

Durante la guerra de la independencia de Moldavia, entre 1990 y 1992, Ucrania fue siempre un cómplice silencioso de Tiraspol contra Chisinau por la amenaza de la expansión rumana en la región, pero después de 2014 a este territorio se le asocia más con el Donbass que considerarlo un dique de contención frente al nacionalismo rumano. Algo que, por otra parte, tiene su razón de ser ya que Transnistria es a todas luces parte del llamado «Mundo Ruso». El ruso es el idioma predominante, aunque el moldavo y el ucraniano también son oficiales, y la bandera rusa ondea junto a la de Transnistria en todos los edificios oficiales. Incluso el partido en el poder, Renovación, comparte sede con Rusia Unida, el partido en el poder en la Federación Rusa, pero con presencia en Transnistria para escuchar a su población.

Debido a estas cuestiones y la relación más que especial que esta república mantiene con Rusia, multitud de habitantes de la región emigran hacia ese país en búsqueda de nuevas oportunidades laborales. Los que se quedan desean hacer su vida en la república independiente o, mejor, como parte de la Federación Rusa, algo que parece poco factible debido a que no tienen siquiera una frontera común. Nadie se plantea abrir un diálogo serio sobre su reintegración en Moldavia. Ya ha nacido y crecido una generación que no ha conocido otra cosa que una Transnistria independiente, aunque sin reconocimiento internacional.