Revancha: la impunidad de la extrema derecha

Slavyangrad

revancha-e1421585068643

El nazismo en Ucrania avanza alimentado por occidente.

El pasado mes de octubre, un artículo de la periodista Svetlana Rogovska abordaba en su artículo Who are Revenge and Syndicate and what is their relation to the skirmishes in front of the Rada on October 14? la nueva realidad de la extrema derecha en Ucrania. El artículo relata los sucesos del 14 de octubre de 2014 en los que la policía ucraniana acabó enfrentándose con una parte de los manifestantes concentrados ante el Parlamento de Kiev. Habían sido convocados por Svoboda para reivindicar el reconocimiento de organizaciones históricas de la extrema derecha ucraniana, como la OUN y la UPA, aunque los participantes también exigían la plena rehabilitación jurídica de militantes condenados durante el mandato de Yanukovich. La gravedad de la confrontación llevó a Poroshenko a presentar los acontecimientos como un intento fallido de abrir “el segundo frente en Ucrania”. Por su parte, los medios ucranianos definieron los disturbios como los más más importantes y significativos desde Maidan.

Rogovska menciona a las distintas organizaciones participantes en el acto del día 14 pero se centra en dos previamente desconocidas. Recoge las declaraciones de una activista del Pravy Sektor presente en la manifestación que señala que militantes de una de estas organizaciones, Revancha (Revansh), habrían iniciado los enfrentamientos con la policía.

Como señala el artículo, y también sus perfiles de redes sociales, este grupo simpatiza abiertamente con el fascismo italiano. Los militantes revanchistas se llaman a sí mismos arditi, en referencia a las divisiones de asalto del ejército italiano durante la Primera Guerra Mundial. Al concluir el conflicto bélico, los Arditi (o camisas negras) se unieron a Benito Mussolini y pasaron a convertirse en parte del movimiento fascista. Distintos documentos gráficos confirman el uso que hace Revancha de la escenografía y los símbolos fascista.

La web de Revancha muestra que el grupo se constituye en la primavera de 2014. Su primera aparición se da en marzo de ese año, en una de las marchas de antorchas en honor de los muertos de Maidán. A partir de entonces, la actividad del grupo se dirige a formar a militantes de la extrema derecha, tanto para su participación en la represión interior como para su incorporación a los batallones de voluntarios que luchan en el Este.

En el frente interior, Revancha ofrece a los radicales que no pueden dirigirse al frente oriental la oportunidad de tomarse la revancha contra sus enemigos en el frente interior. La primera acción destacada de miembros del grupo se vincula al ataque de junio de 2014 contra la Embajada rusa en Kiev, que causó atrajo a miles de personas y causó gran revuelo en los círculos diplomáticos y una gran repercusión en la prensa. también se vincula al grupo con los actos de julio en Odessa contra el Consulado de Rusia. El 6 de octubre vuelven a intentar atacar la embajada en Kiev aunque esta vez sin conseguir el efecto propagandístico de la acción de junio.

La dialéctica de la violencia les lanza a boicotear las acciones de las madres contra la guerra en agosto,  cuando empiezan también a preparar y distribuir entre sus adeptos listados de militantes y de organizaciones comunistas. No perdonarán en particular la campaña anti-banderista de los jóvenes activistas comunistas del distrito de Shevchenko en Kiev. El grupo ataca y destroza su sede en diciembre, graba la hazaña y publica el vídeo en internet. En enero repiten la misma acción contra la sede comunista de Sviatoshyn.

El salto adelante en las acciones violentas resulta sin embargo anterior a los ataques contra sedes comunistas. En octubre de 2014, el grupo reivindica su participación purificadora en el incendio del histórico Cine Octubre, acusado de acoger formas perversas de la cinematografía. El ataque se produce cuando el cine, el más antiguo de Kiev y símbolo de los avances de la primera etapa soviética, proyectaba un ciclo de cine de temática homosexual. Sus ataques también se dirigen a medios de comunicación opositores como la cadena de televisión Inter, considerada pro-rusa. El ataque a aficionados del Saint Étienne en Kiev en diciembre podría igualmente llevar su marca.

De cara al frente en el Este, Revancha empieza a reclutar voluntarios a partir de agosto de 2014.  En septiembre presentan a sus primeros guerrilleros, que saludan al estilo fascista. Hay indicios de la presencia de estos voluntarios en distintos Batallones, entre ellos el Shakhtyorsk y el Santa María.

Según se desprende de los escasos textos en los que se presenta la estrategia del grupo, Revancha sostiene que Euromaidan no fue la verdadera expresión de la Revolución Nacional ucraniana sino sólo su precursora. Propugna una ola de acción revolucionaria negra en Ucrania que acabe por completo con el antiguo régimen. Poroshenko escenifica, para Revancha, la continuidad de ese régimen. El grupo se posiciona desde el principio contra el nuevo Presidente, especialmente por su negativa a implantar la ley marcial.

Revancha representa en cualquier caso un peligro potencial aún mayor para los oponentes al fascismo que el representado por el Pravy Sektor. La presencia en Ucrania de líderes fascistas italianos (uno de ellos habría intervenido para sacar de Odessa a uno de los participantes en los eventos del 2 de mayo) y de voluntarios de la guerra croata vinculados al HOS debe ser tenida en cuenta en este contexto. Sus referencias al GUD francés también son habituales.

Estos hechos indican que determinados sectores en Ucrania, quizás vinculados a sus servicios secretos u otros sectores del aparato del Estado, podrían estar interesados en recurrir de nuevo a la estrategia de la tensión para conseguir sus fines. El objetivo, en tal caso, sería profundizar en las contradicciones entre los vencedores de Maidan, tratando de llevar al país al límite para conseguir la llegada al poder de lo que llaman la Junta, un término con claras connotaciones pinochetistas.

Visto el odio visceral que Revancha muestra por Poroshenko, el objetivo podría ser contribuir a una caída que daría plenos poderes al Frente Popular y a Yatseniuk. No se trata más que de una hipótesis. Pero hace pensar en ella la aparente impunidad con la que actúa el grupo.

Europa puede no tener claro a quién se enfrenta en Ucrania. Pero es improbable que nadie pueda llamarse a engaño en España ante las muestras de admiración de los ideólogos de Revancha por un José Antonio cuya muerte recuerdan al llegar el 20 de noviembre. En términos ideológicos, Revancha se nutre de otras fuentes más allá del fascismo italiano, sobre todo de aquellas formas de la extrema derecha más estrechamente ligadas al tradicionalismo y al nacional-catolicismo. Franco y Pinochet comparten con Mussolini el perfil de Jefe de Estado ideal para su Revolución y su Junta.

España, Primo de Rivera y Francisco Franco. El libro y el fusil, el fascismo perfecto. Pobre España, Pobre Ucrania.

revancha-finalEn Euskal Herria conocemos bien a estos perros. A los viejos y a los nuevos, incluidos a los que nos quieren imponer su versión enferma de Ucrania.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s