GARA, ¿prensa de izquierdas o la voz del Pentágono?

Nos vamos a referir en concreto a la sección internacional de GARA, a GARA-MUNDUA y a la política internacional del periódico que se plasma también en numerosos artículos a doble plana o cuádruple plana, en páginas centrales, como pueden ser las páginas 2-3, 4-5, 6-7, etc y frecuentemente con referencias desde la propia portada del periódico. Excluimos de este análisis, por supuesto, Cataluña. La cuestión es que desde hace al menos 4 años y medio, desde que empezó el fraude de las Primaveras Arabes, GARA está demostrando día sí y día también, globalmente y salvo contadas excepciones, una postura totalmente alineada con el Pentágono, con el Imperialismo, prácticamente en todas las cuestiones internacionales. Y es muy fácil comprobarlo, no hay más que acudir a la hemeroteca de todos estos años, día a día, y en prácticamente cualquiera de los días. Se podrían escribir miles de páginas de comentarios sobre la política proimperialista de GARA, se podrían llenar Espasas enteros, y muchas veces sólo los comentarios de los artículos de cada día podrían dar lugar a muchas páginas. Y comparando con otros periódicos atlantistas de aquí, del Estado e internacionales, que tiran mucho de agencia –y ya sabemos el fabuloso control mediático y la manipulación de los hechos a gran escala, dirigidos desde agencias proamericanas y desde la OTAN y que tienen el cuasi-monopolio de la información-, en GARA con mucha frecuencia, se produce el agravante de que los contenidos de las noticias están especialmente distorsionados, “pulidos” y “trabajados” malintencionadamente en una línea intoxicadora, teniendo en cuenta el tipo de lectores a los que se dirige, básicamente la izquierda abertzale.

El dios Obama

En la línea de GARA, Obama, es por ejemplo, algo así como Dios, el dios de bien y del mal, muy respetado, siempre bien tratado, siempre la referencia de todas las cuestiones, con quien GARA se identifica de hecho, aunque no lo explicite, en toda circunstancia y lugar. Asimismo el tratamiento de los EEUU es en general exquisito, lo cual no quita algunas críticas –faltaría más- que quedan siempre muy soslayadas y difuminadas. Lo que digan y hagan los estadounidenses, incluidas sus elecciones, ocupan grandes espacios en el periódico. Lo que diga Obama, es bueno. Él es siempre el protagonista principal, el gran demócrata, quien emplaza a los demás, les dice lo que tienen que hacer o no hacer, por ejemplo, al “nefasto” y “dictador” Putin, siempre organizando “movidas” contra el poder establecido, en Ucrania, en Siria, en Libia, en Yemen, en Irak…o a los chinos, igual de “dictadores” y “explotadores” que Putin. Obama es quien nunca miente y cuya palabra es la única fiable y que ofrece garantías, aunque no ofrezca ni la más mínima prueba de lo que dice –casi siempre acusaciones- Todo aparece siempre, como que el bueno de Obama exige “responsabilidades” y “sentido de responsabilidad” a “descerebrados” y “desviados” como Putin que no hacen más que crear problemas y división. Obama es como la expresión de la sensatez y del orden, a diferencia de Putin, que es como la expresión del desorden, del desequilibrio, de la desestabilización y de la defensa de la injusticia. Junto a Obama, y en su caso en sustitución a él, Mac Cain, Erdogan, Allen, Morsi, Hillari Clinton, etc. son algunas de las figuras estelares en las películas diseñadas por GARA-MUNDUA.

Alineamiento con el Pentágono

En prácticamente todas las cuestiones internacionales, léase, el mismo concepto de imperialismo, Libia, Siria, Egipto, Túnez, Yemen, Ucrania, Líbano y Hezbollah, Irán, Al Qaeda, ISIS, Hermanos Musulmanes, el Islam político, la provocada confrontación chiitas-sunitas, el islamismo frente al laicismo y panarabismo, las supuestas Primaveras árabes, las “revoluciones” de colores, Rusia, China, Cuba, Corea del Norte, Sureste asiático, UE, OTAN, Africa, los países del Cáucaso, del Este europeo, Asia Central o Grecia, la postura de Gara es la misma que la del Pentágono, quitando algunas cuestiones, que por muy claras para el público y lectores de Gara, son, digamos, incuestionables, como son el tema de los Kurdos, el de Palestina y el del FARC de Colombia (sobre Latinoamérica y Venezuela se calla mucho). Cuestiones que tienen que ser tratadas con cierta delicadeza, no sea que la gente se dé cuenta y se mosquee.
Pero con el resto de cuestiones parece que “no hay problema”. De todas formas incluso en algunas de esas cuestiones, también se producen intoxicaciones y no pequeñas. Con el tema de los kurdos por ejemplo, los mete a todos en el mismo saco cuando hay unas diferencias brutales, entre por ejemplo los kurdos iraquíes y los de Siria o Turquía. Los kurdos de Irak, lo de Barzani, son aliados estrechos de Israel y Turquía, han colaborado con los EEUU en todas sus invasiones en Irak (1991 y 2003), de manera que luego recibieron un trato de favor, con protecciones aéreas, compra de petróleo, niveles de autonomía, etc.

Antes de la ofensiva del ISIS de junio 2014, el PKK les denunció a los kurdos de Barzani de participar en las reuniones preparatorias de la ofensiva del ISIS, junto con Arabia Saudita, Turquía y EEUU, además de grupos islamistas terroristas diversos. La ofensiva de hecho la iniciaron conjuntamente con el ISIS, ampliando sus territorios y pozos petrolíferos, de los que luego venderá vía Turquía con grandes beneficios. Los kurdos de Irak nunca se han enfrentado con el ISIS. Los que se enfrentaron son los del PKK desde las montañas en que estaban situados, además, por supuesto de los kurdos sirios en Rohava y otros lugares. Los kurdos de Irak sólo hicieron un amago de ir en apoyo de los kurdos sirios en Rohava, pero no fueron. Uno de los proyectos estelares de Turquía –y de los sectores militares norteamericanos en connivencia con Turquia e ISIS, ahora puestos en cuarentena, los Petraeus, Allen, Hillary Clinton…- ha sido silenciar y machacar a los kurdos sirios y a los turcos, y hacer que los kurdos iraquíes ocupen toda la zona kurda de Irak incluyendo el norte de Siria, en la frontera de Turquía, creando un corredor hasta el mar y es lo que sería Kurdistan, un Kurdistan a la medida de Turquía y del imperialismo.

Negación del imperialismo

GARA, ha obviado siempre de manera sistemática, cuando no negado explícitamente, la existencia misma del imperialismo, es decir la política de los EEUU y sus aliados, de control mundial de los recursos y mercados, su política de dominación del mundo mediante su poderío militar, creación de bases militares, alianzas militares, alianzas económicas, control de los mercados y de los mercados financieros, utilización de la CIA y de ONG-s paralelas para la manipulación y el control ideológico, cultural y político de los Estados y pueblos, sus infinitos golpes de estado y masacres de pueblos soberanos, el control infinito de los medios de comunicación, la Red Gladio, etc.

Al Qaeda

GARA ha aceptado a regañadientes la creación de Al Qaeda por parte del imperialismo, en la guerra de Afganistán de 1979-89 –porque lo reconocieron los propios norteamericanos y el mismo Brzezinski creador de la idea- pero ha negado su utilización posterior por el imperialismo como arma de guerra, como arma de desestabilización, tal como lo viene haciendo a lo largo y ancho del mundo musulmán y hasta hoy. Siguiendo el relato del imperialismo, sostiene que Al Qaeda se ha vuelto contra sus creadores, cosa que es totalmente mentira. Ahí entrarían por ejemplo, el fraude del 11-S y la farsa del atentado contra Bin Laden. Así pues, niega la creación y el impulso de Al Qaeda por parte del imperialismo, en base a las corrientes islamistas más reaccionarias, wahabistas, salafistas y Hermanos Musulmanes, basándose en las retrógradas monarquías petroleras del Golfo y en Turquía, y sus gigantescas finanzas y dotaciones de armamentos, para crear una ideología religioso-política, el Islam Político, extenderlo por el mundo musulmán, siendo uno de los objetivos el difuminar y borrar la conciencia de identidad y solidaridad panárabe, el laicismo y respeto entre las religiones, creando guerras religiosas fanáticas del sunismo contra el chiismo para provocar división.

Asimismo trata de nublar y desviar la preocupación de los países árabes y musulmanes por adoptar medidas para salir de la pobreza y de la dependencia, por controlar los recursos y eliminar la desigualdad social, sustituyendo estos objetivos emancipadores, por la instauración e imposición de la Sharia sin preocuparse por convertirse en esclavos del imperialismo, a quien le vienen bien estas derivas religiosas. Al mismo tiempo, Al Qaeda es un instrumento para desestabilizar a los países soberanos, poseedores de petróleo, gas y riquezas, y díscolos con el imperialismo, para destruirlos y así poder dominarlos fácilmente, y tomar posesión de sus riquezas. Basta mirar el mapa de Al Qaeda para comprobar su presencia allí donde hay petróleo y gas, y allí donde hay estados poderosos enemigos o no del agrado del imperialismo, o allí donde el imperialismo tiene intereses geoestratégicos. Ha sido el caso de Pakistán, Afganistán, países de Asia Central, Cáucaso, Siria, Libia, Yemen, Somalia, Nigeria, Níger, Sudán, Mali, y tantos otros como Yugoslavia –para desintegrarla, jugando entre otros factores con el islamismo terrorista en Bosnia, Kosovo y Macedonia, demonizando a los serbios-, en Chechenia contra Rusia y en Xinkiang contra China, en Cachemira contra India, etc.

La OTAN

GARA tampoco reconoce ni cuestiona la política tremendamente agresiva de la OTAN, especialmente tras la caída de la URSS, en aras de hacerse con el control de los yacimientos petrolíferos y de gas más importantes (Cáucaso, Asia Central, Oriente Medio, África, América latina…) y con el control de los circuitos de distribución de los hidrocarburos (oleoductos y gasoductos), mediante una política de acoso y derribo de las potencias no sumisas (Irak, Siria, Libia…), ricas en recursos o con interés geoestratégico, y sobre todo de las consideradas más peligrosas y más poderosas (Rusia y China). Y es que, de hecho, en esta línea, las potencias occidentales –EEUU principalmente-, sus multinacionales petroleras y especialmente la UE y la OTAN, han practicado una política acelerada de captación de los países “deseados” mediante una auténtica estrategia de “iniciación” con pasos, etapas, pruebas de acceso y de fidelidad, a través de múltiples programas bilaterales y multilaterales “de Paz”, que incluyen la participación en maniobras conjuntas y en las guerras que el imperialismo tiene entre manos –Afganistán, Irak,…-Así la OTAN ha pasado de tener 16 miembros en 1982 a tener 28 en 2009 (muchos de los nuevos socios son de los países del Este), y la UE de ser 12 en 1993-94, a ser 28 en 2013.

“Revoluciones” de colores

Pero GARA tampoco reconoce como creadas e impulsadas por el imperialismo, las llamadas “revoluciones” de colores, destinadas, una vez más a derrocar gobiernos no amigos, y a implantar nuevos gobiernos dispuestos a entrar en los juegos petrolíferos o de intereses del imperialismo. Movilizaciones en principio pacíficas, pero que pueden degenerar rápido en confrontaciones violentas en contra de los gobiernos y Estados hostiles al imperialismo. Todas estas “revoluciones” se basan en las teorías de un intelectual norteamericano, Gene Sharp, cuyas ideas se plasmaron en un principio en el libro “De la Dictadura a la Democracia” y luego en multitud de adaptaciones, videos y materiales. La primera experiencia se dio en lo que quedaba de Yugoslavia después de su desintegración y bombardeo, para derrocar a Milosevic, mediante un movimiento denominado OTPOR, el cual será un eje fundamental de referencia en revoluciones de colores posteriores e incluso en las Primaveras árabes, en donde se dieron procesos parecidos. La siguiente fue la “Revolución de las Rosas” para derrocar del poder a Eduard Shevardnadze, que aunque había colaborado muy estrechamente desde 1991 con el imperialismo, llegó un momento en que empezó a volverse hacia Rusia, poniendo en peligro el proyecto de gasoducto Baku-Tbilissi-Ceyhan (BTC) por lo que acusándole de fraude electoral –fraude manipulado por el organismo que realizó las estadísticas de las elecciones, el National Democratic Institute dirigido por la antigua secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright-, lo que provocó importantes movilizaciones del movimiento KMARA! (¡Basta!) controlado por la CIA, logrando derrocarlo colocando en su lugar a Saakachvili, un delfín preparado desde la embajada USA. Algo parecido sucedió en Ucrania, en la “Revolución Naranja” en 2004, en torno a las elecciones presidenciales del 21 de noviembre de 2004. La victoria del candidato más prorruso, Viktor Yanukovich frente al occidentalista, Viktor Yúshchenko, fue cuestionada y acusada de fraude, por el movimiento PORA! (¿Ya es hora!), es decir la gente agitada por la CIA y toda la parafernalia de ONG-s paralelas que se volcaron en la ocasión: Freedom House, National Endowment for Democracy, el International Republicain Institute de Mac Cain, etc, hasta lograr anular las elecciones y repetirlas, el 26 de diciembre de 2004. Tras todas las confrontaciones habidas, y desprestigiada la candidatura del anterior vencedor, salió esta vez, Viktor Yushchenko. Pero en 2010, volverá a salir presidente Viktor Yanukovich, pero con las agitaciones violentas conocidas y manipuladas del llamado Euromaidán, entre finales de 2013 y principios de 2014, se produjo el golpe de Estado de Kiev impulsado por los EEUU y los sectores más conservadores y nazis, obligando a disolver la Cámara y a exiliarse al presidente. Otro tanto sucedió con la Revolución de los Tulipanes en Kisguistan en 2005, donde el presidente Askar Akayev, había permitido una base militar rusa en el territorio y podía poner en peligro la base americana ubicada en el territorio fundamental como retarguardia en la guerra de Afganistán.

Movilizaciones alentadas, financiadas, asesoradas y asistidas por los mismos organismos pro-CIA y con presencia física de importantes responsables, lograron imponer su candidato proamericano Bakiyek, y asegurar la base militar, al menos de momento, porque luego se dio la vuelta a la tortilla. En el Libano, la “Revolución del Cedro”, fue creada tras el asesinato por la CIA del exprimer ministro libanés, Rafik Hariri, el 14 de febrero de 2005 atribuida al presidente de Siria, Assad, con la intención de lanzar un ataque desde Israel contra Siria que tenía tropas en Líbano como apoyo frente a Israel. Con ocasión de ello también organizaron amplias movilizaciones antisirias. La rápida retirada de las tropas sirias del Libano evitó la confrontación militar. Pero hubo un nuevo intento en el verano de 2006 con la invasión de Israel sobre el Libano con la intención doble de liquidar Hezbollah y de atraer a la guerra a Siria y destruir su ejército, dado que Israel se sentía fuerte y bien arropado por los EEUU. Pero salió escaldado por la brutal derrota que le infligió Hezbollah ese verano, con lo que se les quitaron las ganas de aventuras durante un tiempo.

Como decíamos, básicamente la postura de GARA ha sido la de justificar como legitimas y justas estas pretendidas “revoluciones” organizadas por la CIA para derrocar gobiernos no deseados. Hubo otra serie de movilizaciones orquestadas por la CIA, pero que resultaron fallidas. Así la “revolución Blanca”, o el fallido intento de derrocar a Alexander Lukashenko de Bielorrusia, la “revolución Twiter”, en forma de protestas contra el triunfo del Partido de los Comunistas de la República de Moldavia, en las elecciones parlamentarias de 2009, o la “Revolución Verde” en las elecciones presidenciales de Iran de 2009, contra el tan odiado por EEUU como por GARA, Mahmud Ahmadineyad a quien se le acusaba también de fraude y a favor del conservador y prooccidental Hosein Musavi. Se demostró que la aplastante victoria que obtuvo Ahmadineyad, era muy real y que no había habido ningún tipo de fraude.

Las Primaveras árabes

Las Primaveras árabes que tan insistentemente ha defendido GARA como auténticas revoluciones populares y democráticas, han sido un fraude, una obra orquestada por el imperialismo, Mac Cain en medio, como en las “revoluciones” de colores, dentro de la estrategia estadounidense denominada de “Remodelación del Oriente Medio”. Esta estrategia consiste en colocar en el poder de ciertos países árabes a los archirreaccionarios Hermanos Musulmanes, siempre fieles y sumisos al imperialismo, enemigos acérrimos de cualquier cambio social, fanáticos de la imposición del Islamismo y de la Sharia a toda la población –“precio” que tenía que pagar el imperialismo, pero que lo asumía sin problemas a cambio de lograr una dependencia total del país a sus intereses-, como interlocutor árabe homogéneo –homogeneizado-, el de los Hermanos Musulmanes, ante el amo y benefactor imperialista, con el patrocinio ideológico, político y financiero de Qatar y Turquía. Dentro de la estrategia iba incorporado un pseudomensaje de democratización del país, es decir de imponer una “democracia” estilo occidental, que oculta una dominación total de clases, la “libertad” de mercado y la apertura a los capitales internacionales y la sumisión sin discusiones a los intereses del imperialismo, incluida la puesta de los recursos a su servicio. En el caso de Egipto y Túnez, se trataba de provocar un relevo en el poder, descartando a los anteriores dirigentes, que aunque fieles a los EEUU, se habían desprestigiado con sus políticas autoritarias y económicamente poco eficaces. Y en el caso de Libia y Siria, la cuestión era el derribar a gobiernos y Estados soberanos, desactivarlos, fracturarlos y crear caos y destrucción, pues se trataba de países defensores de sus recursos y su soberanía, con importantes niveles de justicia social dentro de la tradición socialista, laicos y que promueven el respeto entre diferentes creencias y religiones, el respeto de las minorías, de los extranjeros, de la igualdad de género, muy solidarios con los pueblos en lucha (Palestina, Irak, Sudafrica…), etc. Estos países sin embargo, para ser derribados, han sido acusados como de dictadores, represores, torturadores y asesinos, falsa acusación a la que GARA siempre ha hecho la ola, y sobre ellos se ha montado la gigantesca guerra de acoso que ya conocemos, a la que GARA llama guerra civil. En Marruecos, no se impulsaron mayores movimientos porque la monarquía era sólida. En Yemen quisieron un simple cambio de decorado manteniendo la impunidad del expresidente Ali Abdullah Saleh. Arabia Saudita y las monarquías del Golfo, quedaban fuera de la estrategia de las primaveras árabes, lo cual no le ha preocupado a GARA. Y en Bahrein, sede de la V Flota de los EEUU, tampoco se contemplaba evidentemente ninguna primavera árabe por el imperialismo, así que los movimientos espontáneos que se produjeron fueron rápidamente reprimidos por el ejército de Arabia saudita (¡)

Egipto

En el caso de Egipto, GARA siempre ha defendido a Los Hermanos Musulmanes y a Morsi, a capa y espada, como en todas partes por otro lado, porque los terroristas y proimperialistas de los Hermanos Musulmanes (HHMM), son el ídolo de GARA. Mubarak fue derrocado por los norteamericanos y no por el pueblo. Al igual que en las revoluciones de colores, los EEUU han formado en Egipto –y otros países- a importantes sectores de jóvenes, en las técnicas informáticas y de redes sociales, a través de diversos organismos y ONG-s, desde las embajadas norteamericanas y desde fuera (en Serbia por ejemplo de la mano del OTPOR), y recurriendo en muchos casos a proporcionar becas para ir a EEUU, facilidades de acceso a programas informáticos para esquivar la censura, etc. Todo ello en la línea de la supuesta defensa de la libertad y de la democracia, pero siempre íntimamente ligada a los intereses norteamericanos y del capitalismo, por supuesto. Decidida la estrategia de las Primaveras árabes, y en las coyunturas estimadas oportunas por los EEUU, como fue a primeros del 2011, lanzaron a los jóvenes adiestrados en las técnicas informáticas y de agitación callejera, a derrocar al gobierno autoritario –cosa que como decíamos iba a ser ejercitada de hecho por el Ejército y de la mano de los EEUU-. Lo que sucedió fue que al calor de las movilizaciones, importantes sectores de las clases oprimidas también se movilizaron pero con unos objetivos que iban más allá de las puras reivindicaciones “democráticas”, lo cual creó muchos conflictos con la alternativa de poder diseñada por los EEUU, que eran los Hermanos Musulmanes. El ejército egipcio, brazo ejecutivo de EEUU, aceleró la realización de las elecciones, para que los HHMM, con muchos medios económicos –procedentes de Qatar entre otros-, con una fuerte organización y con experiencia por su participación de hecho en las instituciones de Mubarak, pudieran ganar sobre las fuerzas auténticamente populares, todavía sin organización, sin medios y con sus programas sin consensuar. Y así sucedió.

Lograron mayoría en las instituciones egipcias, aunque muy relativa y con grandes abstenciones. Desde entonces, fue la historia de la imposición por los HHMM del islamismo y de la Shura, contra la voluntad popular, de la creación de un Estado totalmente islamizado. Tras las elecciones presidenciales en las que salió elegido Morsi, pero en segunda vuelta y con el apoyo como mal menor de muchas fuerzas de izquierda, a las que luego ninguneó, continuó con su política de islamización, ratificando los tratados con Israel, con el FMI y BM, medrando para conseguir créditos económicos, que también le seguían viniendo de Qatar, además de tratar de involucrar el Ejercito contra Siria, cosa a la que aquél se negó. Su catastrófica política económica y su obstinación en islamizar el país rechazando la voluntad de crear un proceso constituyente abierto, participativo y plural, trajo unas movilizaciones enormes en contra que llevaron a que los mismos militares que les auparon a los HHMM, decidieran desbancarlos, antes de que el pueblo se hiciera con el poder. La tozudez posterior de los HHMM en querer devolver el poder a Morsi para seguir haciendo lo mismo, le llevó a fuertes y violentos enfrentamientos con el ejército, con muchos muertos. La política de GARA, en todo este proceso fue la defensa ciega de la política reaccionaria de los HHMM y de Morsi, la de su islamización a machamartillo, denunciando siempre a los movimientos populares como supuestamente manejados por los nostálgicos de Mubarak o por no se sabe quién, y deslegitimando sus reivindicaciones. Desde entonces sigue con la matraca del gobierno golpista de Al Sissi para arriba y para abajo, cuando no trata así en absoluto, al gobierno golpista y filonazi de Kiev, el cual lo trata como legítimo y demócrata.

Túnez

El proceso en Túnez, había sido parecido al de Egipto y anterior a él. La chispa que aceleró un proceso ya previsto por los EEUU, fue la inmolación del joven que se quemó. Fue el ejército, de la mano de EEUU, quien derrocó a Zine el Abidine Ben Ali y quien permitió que los HHMM se hicieran con el poder. Los HHMM (Enhada) ya en el poder, no trajeron ningún cambio económico, se abrieron de par en par a los capitales extranjeros y multinacionales, pero fueron más prudentes y comedidos en el proceso de islamización, también muy cuestionado desde la calle, habiendo aprendido de la experiencia de Egipto.

Hasta que perdieron el poder aunque de forma menos traumática que en Egipto. En este caso también GARA defendió en todo momento a los HHMM y sus políticas de islamización y su no-politica económica.

Libia

La actitud de GARA en los casos de Libia y Siria, clama al cielo. Con Libia por ejemplo, GARA, siempre ha defendido la supuesta existencia de una rebelión contra Gadafi, y su supuesto despotismo, al hilo de todos los relatos del imperialismo. Los intentos de derrocar a Gadafi por parte de los servicios de inteligencia occidentales y en connivencia con los HHMM, vienen desde mucho tiempo atrás, han sido varios como varios los intentos de asesinato. La nueva embestida contra Gadafi de febrero de 2011, había sido acordada y preparada con bastante antelación por las potencias occidentales, fundamentalmente Francia, Gran Bretaña y EEUU y con la colaboración de algunos funcionarios corruptos, de los sectores siempre reaccionarios de la zona de Bengasi, feudo de los partidarios del que fue rey IDRIS, y de los HHMM, siempre siervos del imperialismo. Por parte del imperialismo el interés estaba en el control de sus grandes recursos de hidrocarburos y de agua, de sus recursos bancarios, la desaparición de su panafricanismo –odiado por el imperialismo dados sus grandes intereses en Africa- y la liquidación del precedente de una sociedad igualitaria y próspera; por parte de quienes colaboraron, desde dentro, que fueron pocos, era volver a una sociedad de clases y de corrupción y a una sociedad islamizada. GARA siempre ha defendido de hecho la intervención de la OTAN en ese país -al igual que su ideólogo, el “intelectual” pro-imperialista, Santiago Alba Rico, un personaje auténticamente repugnante, del mismo estilo que ese otro “intelectual” francés, Bernard-Henri Lévy, gran defensor de todas las intervenciones coloniales francesas-, ha creído en el supuesto bombardeo de Gadafi sobre su pueblo, desmentido por informes satelitales y más tarde hasta por los propios dirigentes del CNT, ha estado alimentando información diaria con corresponsales que repetían lo que les decían los mercenarios en Libia, cuando no con las informaciones de una organización supuestamente defensora de los derechos humanos, una auténtica fábrica de mentiras, que alimentó con falsedades no confirmadas ni puestas en cuestión por la ONU la decisión de ésta de crear una zona de exclusión aérea, la gran coartada que sirvió para bombardear Libia a saco, complementando con todas las tropas especiales occidentales y los mercenarios de Qatar que operaban en tierra. GARA ha negado la presencia evidente y demostrada de Al Qaeda como elemento motor de la guerra contra Gadafi, impulsada y apoyada por occidente y sus tropas. Componentes de esta Al Qaeda libia, del GICL, como Abdelhakim Belhaj, convertidos primero en Comandante del Consejo Militar de Tripoli, fueron luego a dirigir y organizar la lucha mercenaria contra Siria, formaron parte –como Hermanos Musulmanes- de los políticos de la Libia post-Gadafi (en el partido Al Watan por ejemplo) y en la Libia caótica y fracturada de hoy, aparecen como los líderes delegados del ISIS, de la zona más fanáticamente islamista y alineada con el ISIS.

Siria

En Siria, GARA, al igual que toda la prensa atlantista, occidental y proimperialista, ha defendido la gran mentira de que Assad era un cruel asesino, asesino de niños y mujeres, un torturador. Ha negado y sigue negando la brutal intervención del imperialismo, con gigantescas cantidades de armas de todo tipo, muchas muy sofisticadas, con la aportación de cientos de miles de mercenarios que se van turnando, que vienen de 86 países, que entran por todas las fronteras con la imprescindible colaboración de los países fronterizos (Turquia, Jordania…) y patrocinados, asesorados, adiestrados y financiados por diversos países auténticamente terroristas, como Arabia saudita, Qatar, Turquia, Israel, Francia, Inglaterra, EEUU…Ha negado y niega la presencia de todos esos mercenarios y la intervención imperialista directa en Siria, atribuyendo las acciones a unos supuestos “rebeldes” que no son más que mercenarios tildando de guerra civil lo que es pura y dura agresión exterior imperialista. GARA ha seguido las pautas marcadas por el Pentágono, los EEUU y sus satélites, atribuyendo todas las barbaridades que realizaban los mercenarios, como matanzas, degollamientos, asesinatos de profesionales, quema de viviendas, de comercios y de personas, amenazas de todo tipo, ajusticiamientos públicos, uso de armas químicas, asesinatos y terror planificado contra todas las religiones no musulmanas, contra los chiitas, contra los sunitas no obedientes a los mercenarios y un larguísimo etcétera, a las fuerzas militares sirias. GARA ha negado u obviado todas las grandes movilizaciones habidas en favor de Assad y su gobierno, el mayoritario apoyo de la población demostrada a aquel en múltiples ocasiones, ha querido presentar las cosas como la dictadura sectaria de los alauitas (chiitas), la religión que profesa Assad, contra la mayoría de la población que es sunita, cuando toda esa mayoría sunita, como los miembros de todas las religiones además de los alauitas, apoyan a Assad, algunos de forma crítica, pero siempre como una alternativa mejor que el terrorismo de los mercenarios. GARA ha negado o suplantado la verdadera oposición interna siria con voluntad real de negociar y de avanzar en los cambios sociales y económicos, por todas las hordas terroristas y mercenarias. GARA ha hecho el juego de todas mentiras y montajes que se han ido fabricando en torno la supuesta oposición, en realidad a las potencias imperialistas y sus lacayos autóctonos, básicamente los Hermanos Musulmanes, en torno a los diversos procesos de Paz, siempre boicoteados y manipulados por el imperialismo, las supuestas Coaliciones Internacionales de apoyo a Siria, etc. GARA se ha ido acoplando a las infinitas denominaciones que se ha ido inventando el imperialismo y todos los patrocinadores del terrorismo en función de los mercenarios apadrinados por cada patrocinador, Ejercito Sirio Libre, e infinidad de nombres hasta llegar a Al Qaeda y por último al ISIS. De la misma manera entra en el juego de las estrategias de confusión con la diferenciación de supuestos rebeldes moderados, a los que arman las potencias occidentales para combatir al ISIS o Al Qaeda, cuando en realidad es la vía disimulada de armar al ISIS y Al Qaeda, conscientes de que las armas van a parar al ISIS o Al Qaeda, creando una enorme confusión destinada a debilitar a Assad y fortalecer el terrorismo mercenario. Ya en términos de conceptos también hay toda una estrategia, llevada por la prensa atlantista y GARA, de llamar “régimen” al gobierno o Estado sirio, dictador a Assad, para desprestigiar al país y su gobierno. No hacen lo mismo ni con Arabia Saudita, ni con Qatar, ni con Estados Unidos, ni con Israel, Turquía, etc. GARA moldea también su discurso según las pautas del Pentágono, en lo que se refiere a la figura de Assad, a si es obstáculo absoluto a cualquier negociación, o no lo es tanto siempre que admita miembros de la oposición en su gobierno o a si no se puede prescindir de él…

ISIS

En cuanto al ISIS, es absolutamente indignante la defensa que ha hecho y que hace GARA del mismo, en realidad con poco disimulo y con un auténtico enaltecimiento del mismo. Ha dedicado páginas y páginas a justificar en realidad la aparición del ISIS culpando de ello una vez más a Siria, Libia, etc. y como si hubiera surgido por una dinámica interna del islamismo. El ISIS es una creación del imperialismo, un monstruo creado por él, de la misma manera que lo fue Al Qaeda. Un monstruo creado con diversos objetivos y ubicado también, no en cualquier parte, sino justo donde nace, en Irak y Siria. Hay infinitos datos que demuestran que el ISIS ha sido impulsado por las potencias imperialistas de siempre, por EEUU, Israel, Turquía, Arabia Saudita, etc. Lo han confirmado políticos y militares norteamericanos y de diversos países, muchas agencias de información, Snowden, etc. Asimismo que está financiado por ellos o que ellos le posibilitan y facilitan los medios de financiación, que es lo mismo, como por ejemplo de las ventas a través de Turquía del petróleo que roban en Irak y Siria, de la venta de objetos de arte robados en Irak y Siria, de la droga (opio y derivados) de Afganistán, y de múltiples operaciones encubiertas realizadas por grandes bancos. Sabemos igualmente, que las armas se las proporcionan esas mismas potencias imperialistas, directamente, vía Turquía, a través de lanzamientos de aviones que supuestamente iban a bombardear al ISIS, a través de las armas proporcionadas a los supuestos “rebeldes moderados” destinadas claramente a que lleguen a manos del ISIS… Por otra parte está constatado que hay un enorme flujo de informaciones de inteligencia desde las potencias imperialistas para atacar con eficacia y en el sitio preciso o para evitar ataques peligrosos.

Para GARA el ISIS surge no de la mano del imperialismo, sino por evolución interna del islamismo, como consecuencia de la supuesta falta de expectativas que habían creado los gobiernos tildados de negativos de Siria e Irak, controlados por chiitas, según GARA antisunitas, porque supuestamente han sumido en la miseria a amplias masas.., creando una especie de rebelión sunita contra los chiitas “dictadores”, es decir dando explicaciones realmente alucinantes y absurdas de las cosas. Por otra parte GARA hace un enaltecimiento de la eficacia guerrera del ISIS, que avanza en todos los frentes y gana todas las batallas que inicia, que disponen de una buena gestión económica, como que se relacionan bien con las tribus sunitas y que su violencia, sí es un tanto fuerte, pero que siempre ha habido violencia en el mundo y en todas las épocas…Al mismo tiempo exalta la supuesta capacidad de supeditar a muchos grupos de Al Qaeda a su obediencia.

Una de las estrategias del imperialismo, ha sido la estrategia que llaman del “caos constructivo”, consistente en crear divisiones internas en los Estados de la lista negra del imperialismo, entre las diversas religiones, las diversas regiones o naciones, entre las corrientes islamistas chiitas y sunitas, etc, con el fin de desestabilizar esos estados, debilitarlos y en su caso trocearlos. Y un arma fundamental para ello ha sido la utilización de las corrientes sunitas, especialmente las más radicales, que se prestan mejor a los juegos imperialistas que las corrientes chiitas, que son por lo general más progresistas y más antiimperialistas. Esta política tiene precedentes en la política imperialista practicada en Líbano, en Palestina, en Siria como venganza por su guerra de Yom-Kippur contra Israel de 1973 concretada en el apoyo a los Hermanos Musulmanes para levantarse en 1982 contra Hafez Assad. Luego en la guerra impulsada por los EEUU contra el Irán chiita de Jomeini desde el Irak de Hussein con gobierno sunita dentro de un país de mayoría chiita. En la primera guerra norteamericana contra Irak en 1991, los EEUU invitan a los chiitas de Irak a rebelarse contra Hussein para luego abandonarlos en las manos de este, creando más odio. Más tarde se produce la invasión de Irak en 2003 y el proceso posterior. Un proceso que se inicia con el bestial bombardeo del país al que sigue una terrible guerra sectaria impulsada por los EEUU entre chiitas y sunitas para poder controlar mejor el país. Colocan en el gobierno a chiitas para provocar a los sunitas, utilizan a sectores chiitas deseosos de revancha contra los sunitas por la política de Hussein para reprimir a la resistencia sunita, pero por otra parte crean Al Qaeda en Irak con muy importantes aportaciones extranjeras, especialmente de Libia –como lo demuestran los varios informes de West Point- para aplicar el terror contra los chiitas agudizando las tensiones sectarias, y para redondear la jugada contratan a antiguos resistentes sunitas (Al- Sahwa) para combatir a Al Qaeda. Tranquilizado Irak, el imperialismo recurre a Al Qaeda de Irak y de otros lugares, además de otros grupos islamistas radicales para crear una guerra brutal en Siria contra el gobierno y el Estado de Al Assad. Pero en el entretanto, el Irak que el imperialismo creía controlado ha ido estableciendo relaciones comerciales estrechas con China y con Irán, cosa que desbarra a EEUU, por lo que se deciden a crear a partir de las bases de Al Qaeda en Siria, un nuevo movimiento, con un nuevo concepto, y que será lo que deviene poco después el ISIS asentado en los territorios de Irak y Siria. La entrada en Irak, en el verano de 2014 será fulgurante, debido a la buena organización y armamento de que se había dotado, el apoyo de toda una serie de potencias y de los kurdos de Barzani, a la connivencia de muchos cuadros del ejército irakí formado y adiestrado por los EE UU y por tanto lacayos de los EEUU, quienes impulsan a una desbandada histórica de las tropas del norte de Irak.

A partir de ahí vendrá el proceso de asentamiento y consolidación del ISIS en los territorios tanto de Irak como de Siria. El ISIS como nueva organización terrorista islámica al servicio del imperialismo, es una especie de Al Qaeda de última generación, que en principio se basa en un territorio concreto, a diferencia de Al Qaeda, desde donde con sus barbaridades, degollamientos, crucifixiones y quemas en vivo en jaulas, matanzas de practicantes de otras religiones, esclavización y venta de mujeres, la aplicación brutal de la Sharia, su relativa eficacia militar posibilitada por un gran apoyo de las potencias imperialistas, pretende imponerse y lo consigue relativamente a la Al Qaeda anterior, logrando que las distintas Al Qaedas, de Africa, Asia y Oriente medio, juren fidelidad al Califato del ISIS. El ISIS se instala en una zona de alto valor estratégico para el imperialismo, en el corazón de Siria y en el de Irak, dos países que los EEUU han pretendido desde hace muchos años controlar, desactivar y trocear siguiendo el proyecto israelí de Oded Yinon de los años 80, luego actualizado en el mapa del coronel Ralph Peters de 2006 y posteriormente por el mapa de Robin Wright de 2013, y que básicamente consisten en romper los estados de Irak y Siria, creando una Sunistan que ocuparía una gran parte del territorio, la habitada por los suníes, otra Chiistán, ubicada en el sureste de Irak, la habitada por los chiíes, una estrecha franja de Siria de Damasco hacia el norte, habitada básicamente por los alauitas y otras zona, Kurdistán, que comprendería la parte de Irak y la de Siria de los kurdos y dominada por estos. La entrada en acción del ISIS y al de tiempo, de los norteamericanos, supuestamente para enfrentarse al ISIS, ha buscado inmediatamente el cambio de gobierno de Irak, y el cambio de primeros ministros, y consiguientemente el cambio de política, hacia la ruptura de las relaciones con China. Naturalmente el intentar consumar la destrucción de Siria, núcleo importante del eje de resistencia antinorteamericano y con una gran riqueza de hidrocarburos, cosa que no han conseguido hasta ahora a pesar del millón de intentos y de estrategias utilizados, es otro de los objetivos prioritarios. Otro tanto podemos decir del impedir la construcción de un oleoducto estratégico acordado ya hacía años que partiendo de Irán, pasaría por Irak y luego iría a Siria, y de ahí hacia Europa. Ese mismo gasoducto estaba previsto que también se alargara por el otro lado desde Irán hacia Pakistán, India y China. Proyectos ambos que irritan extraordinariamente a los EEUU, porque sus planes pasan por evitar China, Irán, al igual que Irak y Siria, en favor del gasoducto pensado pero todavía no materializado de Turkmenistan, Afganistán, Pakistan a India (TAPI) -y que fue la razón de potenciar primero a los talibanes en Afganistán pero visto el desacuerdo con ellos la razón por la que lanzaron la guerra contra este país en 2001- y el oleoducto de Qatar-Arabia Saudita-Israel. Y el que quizá sea sin duda el objetivo principal del ISIS para el imperialismo, es el de crear un tumor maligno de islamismo radical y terrorista en la zona de Irak y Siria, que pueda ser exportado a las zonas islámicas de China (Xinkiang, zona de los uigures) y de Asia central fronterizas con China, así como a la zona islamista del Cáucaso ruso (Txetxenia, Daguestán,…) para desestabilizar esos países. Así que gran número de militantes del ISIS son chinos de la zona uigur y rusos de la zona de Chechenia y Cáucaso, que ya están teniendo un entrenamiento para practicar lo mismo en sus países de origen.

Coalición anti-ISIS creada por los EEUU

La coalición montada por los EEUU para “combatir” al ISIS es una de las expresiones de cinismo más abultadas que se han podido dar en la historia de la humanidad. Una coalición para supuestamente combatir al ISIS compuesta por los principales patrocinadores e impulsores del ISIS, léase Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Francia, GB, Israel, etc. Una demostración de que nos toman a los habitantes del mundo por tontos integrales. Es la historia de la utilización de dos caras, de dos monedas, para crear confusión, equívocos y niebla, y así avanzar en sus objetivos.

Inmediatamente se ha visto que de combatir al ISIS nada de nada. Bombardeos sobre la arena, bombardeos donde no hay nadie, bombardeos con aviso previo, bombardeos que no dan en el blanco, “bombardeos” lanzando armas, víveres, medicamentos y hasta consejeros militares…sin mencionar el enorme trasiego diario, confirmado por múltiples testigos, de helicópteros en zonas alejadas para realizar las mismas actividades de apoyo y asistencia. De todo esto GARA no ha dicho prácticamente ni una palabra. Para GARA esta coalición es una auténtica coalición “seria” que quiere realmente enfrentarse al ISIS…aunque “no puede hacer gran cosa” frente a su poderío… Después de más de un año de “guerra” contra el ISIS, el resultado es que éste se ha extendido, ampliado y fortalecido, lo cual dice mucho de las reales intenciones de la coalición, es decir de los EEUU. Y en esta coalición son a destacar, aparte de EEUU naturalmente, las actividades, estrategia y propósitos de dos países como son Arabia Saudita y Turquía promotores del ISIS y a la vez miembros de la coalición anti-ISIS. La actitud de Francia nostálgica de su antiguo imperio colonial va muy emparejada con Turquía.

Arabia Saudita y el terrorismo islamico

 Arabia Saudita además de ser seguramente el país más reaccionario de la Tierra, que no ha salido del feudalismo de la Edad Media, donde todo está conducido por una oligarquía familiar, compuesta por decenas de hermanos con decenas de consortes y cientos de primos, y donde a las mujeres se les aplica poco menos que la ley antiterrorista por conducir un automóvil, defensores del islamismo más reaccionario y extremista, el wahabismo, pero con una riqueza petrolífera inmensa, son los mayores amigos de los EEUU –y no muy criticados por GARA-, los mayores “defensores de la democracia” en tierra ajena y patrocinadores constantes de todos los terrorismos islamistas extremos, de Al Qaeda desde su fundación en Afganistán hasta hoy, del ISIS y de múltiples grupos con variados nombres que operan en Siria, Yemen y tantos sitios, con la misión mesiánica de extender el wahabismo por el mundo y servir a su amo, los EEUU. Junto con la extensión del wahabismo ha ido la denuncia como herejes de los chiitas, y el intensificar al máximo las contradicciones y guerras sectarias contra el chiismo, allí donde estén, sea Libano (Hezbollah), Siria, Yemen, Bahrein, Iran o la propia Arabia Saudita en la que también hay sectores chiitas, todo siempre para mayor satisfacción del imperialismo.

Turquía y el terrorismo islámico,

Turquía, un país siempre admirado, adulado y defendido por GARA, salvo en lo que se refiere a los kurdos, es un país cuyo papel es de lo más nefasto en el devenir del Oriente Medio y Norte de Africa. Su líder y actual presidente Erdogan, es un personaje desequilibrado y descerebrado donde los haya. A nivel interno se ha caracterizado por su carácter represivo, frente a las movilizaciones en torno al parque Taksim Gezi, frente a las críticas de cualquier clase, de manera que es el país que más periodistas detenidos tiene, frente a todas las izquierdas o los que no comulgan con él, militares, policías o jueces, acusándolos de espías, traidores o complotadores, con grandes juicios espectaculares. Como buen Hermano Musulmán que es, aunque lo niegue, está tratando de imponer el islamismo por todos los medios, a todos los niveles y con muchos fondos. La represión contra los kurdos siempre ha sido brutal, hasta que los engañó con lo de la paz, que no se ha cumplido nunca y menos ahora que en lugar de bombardear al ISIS los bombardea a ellos. GARA siempre ha halagado que desde 2002 ha ido ganando las elecciones, de que es un político eficaz y otras milongas. En realidad lo ha halagado porque es Hermano Musulmán, el patriarca de los Hermanos Musulmanes en este momento. Si ha ganado las elecciones es porque ha ido liquidando la oposición, marginándola o encarcelándola. Hasta que hace un año más o menos perdió la mayoría absoluta por el peso de la candidatura pro-kurda con lo que se le frustraron muchos planes. En el entretanto no ha podido aliarse con nadie porque todos los grupos políticos le exigían como condición el dejar de acosar a Siria. Entonces, su última alternativa es volver a convocar elecciones, y previamente reprimir y aterrorizar a los grupos pro-kurdos, hacer asaltar sus sedes, matar militantes, crear caos, e ir de militar vencedor, que da muchos votos e intentar así lograr la mayoría absoluta que le daría carta blanca para sus ambiciosos planes. Veremos lo que sucede. A nivel internacional, su aspiración es recomponer y presidir el imperio otomano desaparecido. Ha cambiado de alianzas cada dos por tres, pasó de ser estrecho aliado de Siria y defender la teoría de “cero problemas” con los vecinos, a ser enemigo acérrimo de los sirios y uno de los principales patrocinadores e impulsores de toda clase de mercenarios terroristas en Siria, financiador de Al Qaeda con cuyo tesorero tuvo al menos doce encuentros en el aeropuerto asiático de Estambul con cámaras apagadas y a ser el comandante máximo real del ISIS, por encima del mismo Califa al Bagdadi, hoy en paradero desconocido, seguramente en algún hospital norteamericano y en sitio seguro, y en sustitución del defenestrado príncipe Bandar de Arabia Saudita, máximo responsable operativo del terrorismo islámico mundial durante mucho tiempo.

 Por otra parte, Erdogan sigue la estela de Qatar de patrocinio político y financiero de los que son el alma de todos los terrorismos islámicos, los Hermanos Musulmanes, otro de los grandes ídolos de GARA. Gran parte de los cuadros de Al Qaeda han sido o siguen siendo Hermanos Musulmanes, desde el fundador palestino de Al Qaeda en Afganistán y tutor inicial de Bin Laden, pasando por el golpista pakistaní Musharraf, al actual líder general de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, el líder de Al Qaeda y a su vez de los Hermanos Musulmanes libios Abdelhakim Belhaj y los terrorismos libios, sirios, iraquíes y probablemente africanos. Por otra parte, todo apunta a que los Hermanos Musulmanes son una componente importante del ISIS, en su composición y en su filosofía. Fueron, como lo hemos dicho, la base sobre la que los EEUU diseñaron las Primaveras árabes.

Siempre involucrados en las historias más negras del imperialismo, en el intento de asesinato de Nasser, y en el boicot a las políticas de panarabismo, laicismo, desarrollo y antiimperialismo impulsado por las distintas izquierdas árabes que fueron reprimidas por el imperialismo en connivencia con los Hermanos Musulmanes. Hoy mismo, en Yemen, la brutal represión de Arabia Saudita contra las fuerzas soberanistas del país, los hutis del norte, distintos movimientos del Sur y el ejército que está jugando un papel soberanista, tiene la complicidad de los Hermanos Musulmanes de Yemen, de Al Qaeda de Yemen y del ISIS, además de Israel. Digamos que es como el estreno de la OTAN del Oriente medio que han formado entre Israel y Arabia Saudita, para “compensar” los acuerdos Irán-EEUU sobre la energía nuclear, tan odiados por ambos países.

Volviendo al papel jugado por Turquía en Siria, papel obviado o negado por GARA, una vez más, hay que decir que la realidad supera a la ficción en muchas ocasiones, y esta es una de ellas. Turquía ha jugado en todo momento un papel esencial en impulsar el terrorismo mercenario en contra de Siria. En colaboración estrecha, particularmente con Francia e Israel, y los sectores militares y políticos más conservadores de los EEUU, estilo Mac Cain, Petraeus, Allen, Hillary Clinton, etc, han sido el elemento más provocador de esta guerra brutal de acoso imperialista a Siria y en bastantes ocasiones han operado a espaldas del mismo Obama, saboteando sus decisiones y su política hacia posturas más agresivas. Turquía ha creado directamente muchos grupos de mercenarios –El llamado Ejercito Sirio Libre fue creación turca y francesa, por ejemplo- les ha adiestrado, armado, financiado, dado cobertura territorial estratégica, cobertura sanitaria, cobertura de retirada, toda clase de facilidades de tránsito en el interior de Turquía y por las fronteras con Siria. Ha dado y da información de inteligencia no solo al ISIS, sino a multitud de grupos mercenarios operando en Siria. Tras los Acuerdos de Ginebra I realizados en junio de 2012 entre Obama y los rusos, Turquia, junto con Francia y los citados personajes norteamericanos (Petraeus, Allen, Hillary Clinton…) relanzaron la guerra ese verano, matando a casi todos los responsables de seguridad del Gobierno sirio en una acción de gran sofisticación y conjugada con oleadas de mercenarios procedentes de diversas fronteras, en un intento de dar un golpe definitivo, que fracasó. La utilización del gas tóxico atribuida al Gobierno sirio y que casi provoca un bombardeo brutal contra Siria con los medios más poderosos, fue orquestado por Turquía, que es quien suministró ese gas y quien lo lanzó o facilitó el lanzamiento del gas en las proximidades de Damasco. Turquía ha desmontado físicamente fábricas de Alepo para llevárselas a Turquía. No solamente ha apoyado al máximo nivel a múltiples grupos mercenarios, ha intervenido físicamente con sus cuadros y sus tropas en repetidas ocasiones, en el interior de Siria, apoyando a los mercenarios, bloqueando carreteras estratégicas, atacando a puestos o defensas sirias, etc. Ha apoyado física y mediáticamente todas las barbaridades, las infinitas barbaridades cometidas por los diferentes grupos mercenarios en su inagotable sopa de siglas. Participó en el sabotaje de los diversos planes de Paz que se pusieron en marcha. Ha dado cobertura a esos montajes internacionales como la Coalición Nacional Siria, o los Amigos de Siria, compuestos por abanderados de los Hermanos Musulmanes o de Arabia saudita –según las relaciones de fuerza internas-, para dar una imagen de apoyo y de fuerza, cuando en realidad no representaban nada. Defendió en su día la creación de corredores humanitarios, en realidad vías de escape de mercenarios atrapados o vías de introducción de más armamento. Provocó un conflicto importante con el avión militar que envió a Siria para probar sus defensas y que fue abatido por el ejército sirio a quien luego se le acusó de haberlo hecho en territorio turco. Una constante de Turquía ha sido la de crear una zona de exclusión aérea en la frontera de Siria con Turquía, cosa que de hecho lo logró informalmente con la colocación por la OTAN de los misiles Patriot justo en la frontera. Así el ejército sirio que quiso ir en apoyo de los kurdos sirios a Rahova no lo pudo hacer porque por aire porque tenía la amenaza de los Patriot y por tierra se encontró con fuerzas contra las que no pudo. Al hilo de esa estrategia, Turquía quería crear un corredor de unos 90 km de profundidad en el Norte de Siria junto a la frontera turca, que fuera hasta el mar y donde tras liquidar a los kurdos sirios diera acceso a los kurdos iraquíes siempre amigos del imperialismo, lo que sería un Kurdistán controlado por Turquía. Y acordó tal plan con los militares norteamericanos Petraeus, Allen y con Hillary Clinton, y lo hizo público, conscientes de que operaban a espaldas de Obama y contra su decisión. Con la insubordinación de estos mismos producida tras los Acuerdos de Ginebra I, en vísperas de elecciones presidenciales, Obama sólo pudo purgar y relativamente, a Petraeus, pero no al resto que pudieron esquivar el golpe. Sin embargo en esta ocasión, la insubordinación se ha añadido al descubrimiento de las mentiras que el general John Allen, responsable militar de la Coalición anti-ISIS, ha estado transmitiendo en los medios institucionales norteamericanos sobre los avances en contra del ISIS, ocultando su apoyo real al mismo. El “descubrimiento del pastel” le ha obligado a dimitir de su cargo, cosa que también lo han hecho otros cargos militares. Hay que decir que todos estos militares, junto con Hillary Clinton, el senador Mac Cain e Israel, son enemigos declarados de cualquier acuerdo con Irán y partidarios de la potenciación a tope del ISIS y de la intervención y destrucción de Siria.

Intervención rusa en Siria

En cuanto a la intervención rusa e iraní en Siria y en principio también en Irak, contra el ISIS y todas las facciones mercenarias y terroristas, la postura de GARA ha ido en la misma tónica de siempre y siguiendo al pie de la letra las pautas dictadas por el Pentágono.

Rusia ha repetido una y otra vez que su ofensiva contra los grupos mercenarios terroristas, es en coordinación con los gobiernos de Siria e Irak, que son los implicados directamente y a petición de ellos, dentro de la más estricta legalidad internacional, a diferencia de las actuaciones de la Coalición anti-ISIS patrocinada por los EEUU, de Francia y del propio EEUU. También han repetido que no van solo contra el ISIS, sino contra todos los grupos mercenarios terroristas, Al Qaeda u otros, porque todos son lo mismo, aunque lo niegue GARA. Y también han dicho que no van a salvar al Gobierno de Assad, sino a destruir un cáncer que se está cultivando y que va a ser destinado dentro de poco contra Rusia y China para desestabilizarlos, y que es mejor matarlo antes de que se extienda demasiado.

En la misma línea de crítica contra Rusia, GARA ha repetido lo que todos los grandes medios controlados por el imperialismo han estado repitiendo y es que ha habido muchas víctimas civiles en los ataques rusos. Ya lo decían los rusos, que antes de despegar los aviones ya había todo un montaje mediático que incluía fotos y videos de vaya usted a saber dónde o de qué épocas, para desprestigiar la acción, por otra parte muy eficaz de los rusos. De hecho solo en unos pocos días han obtenido más resultados que la Coalición anti-ISIS durante una año.

Los norteamericanos están ahora preocupados –al igual que GARA- que los rusos atacan no solo al ISIS sino a otros grupos mercenarios también, a al Qaeda entre otros. Ya lo decía hace poco Petraeus que había que potenciar Al Qaeda contra el Gobierno y el Estado sirio. EEUU se están queriendo agarrar a la ficción de lo que vienen defendiendo últimamente –en cada momento se han ido inventando nuevas mentiras para confundir a la gente y ocultar los objetivos reales- y que es el diferenciar supuestos “rebeldes moderados” de los violentos. A veces dicen que los “rebeldes moderados” los han impulsado para combatir contra el ISIS y otras veces dicen que para luchar contra Assad. Lo que es evidente es que al menos por momentos reconocen que están impulsando mercenarios contra Assad, es decir que están fomentando desde el exterior una guerra de agresión imperialista contra Siria. Lo que ocultan es que tanto el ISIS como todos los demás mercenarios han sido igualmente impulsados por los EEUU y sus aliados, básicamente para combatir contra Siria y contra Irak, para destruirlos y trocearlos y poder ponerlos bajo su poder y dominio, a su servicio.

GARA estaba especialmente preocupado porque los rusos estaban atacando a lo que llamaban “una abigarrada miríada de grupos anti-Assad”, igualmente mercenarios, igualmente terroristas, e igualmente armados, financiados y adiestrados por las potencias imperialistas, e impulsados para sus fines. Y lo que sí parece es que los rusos han dado cierta prioridad a desactivar las actividades de los turcos en torno a su frontera, una actividad nefasta y mortífera como hemos dicho, y parece que están desactivando su propósito de crear una zona de exclusión aérea. GARA decía que Turquía está que arde y parece que el mismo GARA, al unísono con Turquía, está también que arde.
Desde el inicio de la ofensiva rusa, GARA que siempre ha defendido y exaltado las virtudes del ISIS, que Siria estaba ya exhausta y sin fuerzas, que no era capaz de parar la ofensiva del ISIS, parece que ahora se encuentra a punto de infarto, con la eficaz ofensiva rusa. Hay que decir también que GARA siempre ha hecho referencias, y con cierto regodeo que se veía también en los titulares, a los avances y victorias del ISIS u otros mercenarios, ocultando sistemáticamente todos los avances del ejército sirio, que han sido muchos y en muchos frentes, en Quneitra, en Alepo, en el Sur, en Hama, en Homs, en Idleb, etc, datos que estaban al alcance de cualquiera en internet.

GARA aclama al senador McCain

En este momento, es cierto que los norteamericanos, que el imperio norteamericano se encuentra en horas un tanto bajas en el tema del Oriente Medio y que la iniciativa rusa les está desbordando. Hay que tener en cuenta en este momento que Obama ha apostado fuerte por llegar a un acuerdo con Irán, al que se han opuesto todos los sectores más conservadores norteamericanos, y por supuesto los sionistas e Israel, con la voluntad de llegar a algún tipo de acuerdo político con Irán, visto que entrar en otra guerra y nada menos que con Irán podría suponer una hecatombe para el imperio americano. Pero resulta que los mismos que se oponían a los acuerdos con irán son los que han estado saboteando la política oficial con respecto a Siria y al ISIS, impulsando lo más posible la guerra y el desarrollo del ISIS, pero se les ha atrapado con mentiras y han tenido que dimitir, con lo cual Obama se encuentra bastante descolocado, sin saber muy qué hacer y como bastante aislado, lo cual repercute en una falta de iniciativa y en la confusión. Frente a ello, lo más tremendo es que GARA, frente a esta pérdida de rumbo de los EEUU, clamaba como quien dice al senador republicano y archifascista McCain y como amenazaba de que ya volverán a ponerse en su sitio los EEUU, y que Rusia va a tener que meter el freno…En fin, ver para creer…

China y Rusia

La postura de Gara respecto de China y Rusia es en todo momento de una fobia enfermiza, que se muestra en todos los aspectos. GARA se regodea si hay atentados en China (en Xinkiang), los magnifica, se alegra si la crisis le llega también a China, aunque sea mentira o una verdad a medias, si el conflicto en el sudeste asiático se complica, siempre a favor, aunque disimuladamente, de los EEUU, Japon, Corea del Sur, etc. Corea del Norte, al igual que todo el imperialismo en masa, es para GARA sinónimo de diablo, de loco peligroso, etc. El movimiento de los paraguas de Hong Kong, claramente orquestado por la CIA, otra revolución de colores, fue ensalzado por GARA. Los acontecimientos de Tianamén de China, un auténtico montaje también de la CIA donde los agredidos no fueron civiles chinos sino los soldados chinos que fueron agredidos y quemados por hordas de salvajes bien manejados.

Con respecto a Rusia podemos decir otro tanto. Putín es poco menos que la persona más odiada de GARA, una persona pérfida y malévola, lo peor de lo peor. Ya sabemos que Putin no es un santo, pero ante todo es un nacionalista ruso, un representante digamos de una burguesía rusa soberanista, por tanto no socialista y menos comunista, pero que ha levantado el país de la postración a la que habían llevado Gorvachov y sobre todo Yeltsin, y que ha impedido que el imperialismo se “merendara” todo Rusia y todos sus recursos y riquezas. Hoy lo que hace ante todo es defender su terreno, y defenderse a sí mismo y no va como el imperialismo, como los EEUU, queriendo hacerse con todo, queriendo dominar todo y a todos, queriendo asfixiar a todos los demás, a los que no se le someten, con 1500 bases militares por el mundo, con unos presupuestos militares equivalentes a los del resto del mundo junto, con flotas por todos los mares, con el control absoluto de los mares y del espacio, con alianzas militares y económicas por todos los lados, dando golpes de estado por doquier, con mil organismos (ONG-s) para manipular los países y en fin todas las estrategias a las que hemos aludido.

Ucrania

Y no podemos por menos de hacer referencia a la actitud de GARA respecto al conflicto de Ucrania. Ha sido de auténtica vergüenza. Ha defendido en todo momento toda la movida de la Plaza Maidagán como genuinamente popular y revolucionaria, cuando sabemos que ha sido una manipulación mediática y de los propios sectores que podían haber con justas reivindicaciones, realizada por los sectores nazis y más reaccionarios, en definitiva por la CIA y sus múltiples organismos paralelos, en favor de tumbar un gobierno considerado pro ruso, para en última instancia separar Ucrania de Rusia, bloquear la salida de gas ruso por Ucrania, y acercar las fuerzas militares de la OTAN a la frontera rusa. En absoluto por supuesto por mejorar las condiciones económicas y sociales de la población ucraniana. El resultado ha sido una Ucrania abrumada por sus deudas, con la economía destrozada, pasto de las multinacionales y organismos económicos internacionales y sumida en la miseria. GARA se ha identificado en todo momento con el gobierno golpista pronazi de Kiev surgido tras el golpe de estado fáctico contra el gobierno anterior. Atribuyó, o lo dejó caer, la autoría del derribo del avión, al unísono que todo el imperialismo a los nacionalistas de Donbass, cuando se ha demostrado por activa y por pasiva que no fueron ellos y que fue Ucrania. Lo mismo con las matanzas de Odesa atribuidas a guerras internas cuando fue obra premeditada y bien organizada de los sectores ultras ucranianos. Se ha querido deslegitimar en todo momento el movimiento nacionalista de Donbass, negando su lucha por la autodeterminación de su pueblo y cultura, y de sus contenidos sociales y anticapitalistas, metiéndolos en el saco de una manipulación de los rusos, o de conflictos interoligárquicos, con muchos componentes supuestamente de extrema derecha, y sostenidos por una presencia masiva de tropas y armamento ruso, al igual que ha defendido toda la prensa occidentalista. GARA ha obviado o quitado importancia a la masiva postura del pueblo de Donbass en favor de la independencia o al de al menos la no dependencia del Gobierno de Ucrania como sucedió con Crimea, que siempre ha sido rusa y que optó masivamente por volver a Rusia. GARA se burlaba de las bases legales establecidas en Donbass, una especie de preconstitución, como imitadoras del “régimen reaccionario y homófobo” de Rusia… Cada vez que había negociaciones y acuerdos, los acuerdos de Minsk- eran los de Dobass quienes no los cumplían, no los ucranianos. Y toda la bestial represión ejercida por Ucrania contra Donbass ha pasado desapercibida en GARA. Se ha negado por otra parte, el juego que han llevado los EEUU con el tema de Ucrania, para apartar a Europa de Rusia, para atarla más en corto bajo su férula, tratando que rompa toda relación con Rusia incluida la relacionada con el gas, a la vez que se ha estirado peligrosísimamente la cuerda de la confrontación con Rusia, hasta el extremos de peligrar una confrontación de gran calado, que es lo que deseaban los Mac Cain y compañía.

 Cuba y Grecia

Con respecto a Cuba la postura de GARA ha sido la de lanzar cohetes, como si la supuesta apertura de relaciones diplomáticas de EEUU respecto de Cuba, indicara un cambio de actitud serio de EEUU, cuando sabemos que ese cambio no deja de ser una nueva estrategia de dominación y control de Cuba, dado que la de aislamiento político durante 40 años ha fracaso. El paso con ser en principio positivo, hay que tomarlo, Cuba parece que así lo toma, con mucha cautela porque ahora vendrán las mil y una estrategias para manipular a la población cubana.

En cuanto a Grecia, GARA, ha defendido en todo momento a Syriza, a pesar de que ha tragado con todos los rescates y con todas las condiciones draconianas impuestas por el capital europeo, que han supuesto –y van a suponer más- unas condiciones durísimas para los trabajadores y clases populares, privatizaciones, impuestos sobre las clases populares, despidos, congelación salarios, corralitos, privatización de puertos y aeropuertos, venta de playas, lugares paradisíacos e islas, y la gestión de la economía nacional tutorizada desde Europa. Syriza ha incumplido casi todas las promesas cuando se alzó con el poder por primera vez. Entonces también prefirió aliarse con un grupo de extrema derecha que con el Partido Comunista de Grecia que entendía que dentro de la UE y del euro no había salida, que había que nacionalizar los grandes medios de producción y plantear una estrategia de salida controlada, pero de salida, cosa con la que no compartía Syriza. Después planteó un Referendum en falso, sobre si aceptar o no una propuesta concreta de la UE, en lugar de hacerlo sobre la posición general ante la UE. Salió el rechazo del pueblo a la propuesta de la UE, pero al de poco tiempo se aceptó una propuesta peor. Visto el descontento entre la gente y dentro del mismo partido, hasta el punto de que perdió la mayoría en el parlamento, con lo que quedaba atado de manos y pies, convocó nuevas elecciones para intentar tener una mayoría clara, pero las convocó muy rápido, antes de que la gente experimentara los verdaderos efectos del rescate acordado justo antes de las elecciones. Y gano las elecciones pero para encontrarse en una situación peor que antes. Y de lo que no se ha hablado, y tampoco en GARA, es sobre las implicaciones militares de cualquier decisión de salir o no de la UE y de los acuerdos militares que Grecia, con Syriza, ha hecho con Israel. Los EEUU, tenían miedo de que la salida de Grecia de la UE, implicara un bloqueo en la OTAN de la política contra Rusia, lo que querían evitar los EEUU a toda costa, por lo que parece que han presionado para que se le conceda a Grecia el rescate, cosa que in extremis parece que estaba dispuesto a concederlo los EEUU. Además está el proyecto impulsado por los EEUU de gasoducto transadriático, parcialmente sustituto del fracasado Nabucco. Por otra parte, con Syriza, Grecia es unos de los pocos países que paga religiosamente la cuota del presupuesto militar que pidieron los EEUU, un 2%. Con Syriza se ha acordado al parecer ubicar una nueva base militar en una isla griega y se ha realizado un acuerdo militar con Israel. Que quizá tenga que ver con el proyecto israelí de gasoducto submarino hasta Grecia.

Original de Iñaki Urrestarazu publicado en LaHaine

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s