TEMAS DE CONVERSACIONES EN LAS CALLES DE NOVORROSSIA

lenin novorrossia estatua2017/01/23

Paseando por las calles de las ciudades y pueblos de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, sin querer escuchas las conversaciones de los lugareños. Los transeúntes en la acera, los clientes en una tienda y en un mercado, abuelas y tías en los bancos cerca de las entradas, madres jóvenes que caminan con sus bebés en cochecitos, niños en edad escolar, ¿de qué hablan? Hoy, después de dos años de bombardeos que se mantienen (todavía se producen, con graves consecuencias, en la línea de contacto). Hoy, en el contexto de las dificultades de la vida, la falta de dinero, la falta de claridad respecto de lo que piensan los políticos locales y superiores. ¿Qué se discute? ¿Qué temas?

Los extranjeros pueden sorprenderse que están hablando de animales, afectados y muertos por la guerra. Sobre los animales, ¡dos años después! Sí. Las heridas mentales y del corazón al ver a gatos y perros sufrir, no se curan, ni siquiera con el transcurso del tiempo. Ellos hablan de animales muertos y heridos, miles de animales hambrientos y flacos vagabundeando en las calles, de gatos y perros en los patios, abandonados por sus amos que huían de la guerra. Acerca de perros que dejaron encadenados. Sobre cómo les quitaban los collares, compartían con ellos el último alimento y el agua, y los trataban.

Estas conversaciones son sobre todo de mujeres residentes. ¿Y los hombres? Los hombres simplemente deben mantener sus emociones guardadas para sí mismos. Un hombre llega a su casa en silencio, donde es recibido por su gato medio sordo conmocionado por los proyectiles, con el que luchó contra los fascistas ucranianos en Metalist. El hombre, moviendo torpemente su cuerpo plagado de metralla, se sirve una copa y recuerda a otro gato desgarrado a sus pies por una mina y la novena compañía. No es la novena compañía de la película sobre Afganistán, es la suya, que cayó cerca del río Donets sin los refuerzos que no llegaron. Pero los nazis no pasaron.

Por supuesto, la gente local recuerda las muertes y las heridas de la gente también. ¿Cómo no recordarlas? Sólo en uno de los cementerios de Lugansk se encuentran miles de personas sin nombre que, en el verano del año 2014, fueron recogidas de las calles y tan solo enterradas en una fosa común. Recuerdan a una vecina que, en silencio, se volvió loca después de la destrucción completa, por un impacto directo, primero de su casa de verano, y luego de su vivienda. Ellos recuerdan, y no olvidarán ni perdonarán. Sólo tienen un cariño especial hacia los animales. El hombre es una criatura razonable que puede elegir su propio camino. Puede ir a la guerra. Puede huir de la guerra. Los animales, sin embargo, son totalmente dependientes de la gente, por eso te sientes especialmente apenado por ellos.

Por lo tanto, está es la conclusión de lo anterior. En su núcleo profundo, esta guerra no es política ni económica, ni es para conseguir territorio. Es una guerra de conciencia y de humanidad. Es una guerra de los humanos contra los no humanos.

imgo5

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s