Antifascismo

Entrevista a Gonzalo Berger y Tània Balló, comisarios de la exposicion ¡NO PASARAN!

El Ayuntamiento de Madrid presenta ‘No pasarán’, una muestra que recuerda a los héroes anónimos que en noviembre de 1936 se levantaron para frenar el avance del fascismo. Hablamos con Gonzalo Berger y Tània Balló, comisarios de la exposición que se estrenará en abril en la Sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor.

NoPasaran1

Alejandro Torrús) Diario Publico

La queja es habitual. La sostenía recientemente Manuela Carmena durante su visita a México. “La ciudad de Madrid se sigue identificando con el régimen franquista”, lamentaba la alcaldesa. La paradoja es importante. La ciudad que para miles de europeos fue y es el símbolo por antonomasia de la resistencia contra el fascismo, para una parte importante de los españoles ha quedado asociada a la dictadura. Y eso que Franco jamás conquistó Madrid.

Cuarenta años de dictadura y una cuestionada Transición, que permitió que los fascistas bautizaran las calles de la democracia y sus símbolos se mantuvieran hasta prácticamente anteayer, tienen su parte de responsabilidad. También ayuda, por ejemplo, que la Ruta Imperial de la Comunidad de Madrid continúe incluyendo una visita al Valle de los Caídos, mausoleo del dictador.

DSKAZX2XUAA8QCFCon el objetivo de revertir esta situación y de reconciliar a los madrileños con su historia, el Ayuntamiento de Madrid y la Oficina de Derechos Humanos de la capital, que dirige el tercer teniente de alcalde Mauricio Valiente, ha organizado la muestra ‘No pasarán’, una exposición en recuerdo de los madrileños que durante 16 días de noviembre de 1936 lucharon contra las tropas de Francisco Franco en defensa del Gobierno republicano.

Sus comisarios son Tània Balló, codirectora del proyecto Las sinsombrero, y Gonzalo Berger, doctor en Historia por la Universidad de Barcelona. Juntos han capitaneado otros proyectos como el libro Querido diario: hoy ha empezado la guerra. Ahora, también juntos, se han embarcado en la aventura de “reconciliar al pueblo de Madrid con su historia”. Para ello, han intentado perfilar una muestra que narre la defensa de la capital “por y para su gente”. Sin caer en los grandes nombres ni es sus heroicidades.Una exposición que se ancla en la idea del colectivo como motor de la ciudad.

Para ello pondrán a disposición del espectador imágenes “poco vistas o inéditas”, documentos de la época, vídeos, recortes de prensa, carteles, pero también los testimonios de los supervivientes. Del Madrid republicano y también del otro Madrid, ese que también vivió el asedio pero que deseaba que las tropas franquistas rompieran la defensa.

“No queremos hacer una exposición de parte. Se trata de una muestra que trata de representar lo que sucedió en aquellos días en Madrid. Y lo que sucedió es que el pueblo de Madrid, en su mayoría, se movilizó para defender la libertad, sentencia Gonzalo Berger. La muestra será inaugurada en abril de 2018 y estará en la Sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor de Madrid.

Durante la presentación de esta exposición han enfatizado que se trata de una muestra que busca poner en valor la gesta de los anónimos. Aquellos que no acumularon medallas ni botines, pero que sí consiguieron frenar al fascismo.

Gonzalo Berger: Ese ha sido uno de nuestros objetivos. La Memoria y la Historia deben explicarse o estructurarse desde la historia de las personas comunes. Creo que necesitamos una Historia que estructure un relato desde el conjunto, desde lo colectivo, desde las personas normales y no tanto los grandes personajes, que ya sabemos que son los que toman las decisiones.

54a14ab93ca24.jpg

La batalla de Madrid y su resistencia, desde nuestra perspectiva, adquiere sentido reivindicarla si es a partir del comportamiento colectivo de los madrileños. Son ellos los que ganan la batalla. Por mucho que Durruti viniera a Madrid o por muy importante que fuera el papel de Miaja o Rojo. Es el pueblo de Madrid, sus barrios, sus hombres, sus mujeres, sus viejos, sus jóvenes… son ellos los que dan la cara por la República y por la defensa de la libertad.

Tània Balló: Era un aspecto que teníamos muy claro. Queríamos una exposición sobre y para la gente. Los que lideran la batalla de Madrid y consiguen la resistencia no son los grandes generales sino los habitantes de la ciudad que se levantan para defenderse del enemigo invasor.

Nos han avanzado también que la exposición recoge los 16 días que dura la orden de ataque de Franco a la ciudad, pero que han huido del eje cronológico para estructurarlo en ítems o temas.

Gonzalo Berger: La exposición recoge 16 ítems por los 16 días que transcurren desde el 7 de noviembre, que Franco ordena el ataque, hasta el 23, en el que lo retira. La guerra continuará pero ya con frentes estables. De hecho, Madrid nunca cae. Madrid se entrega al final de la contienda. En los ítemes, hemos elegido, entre otros, ‘Luchar’, ‘Fortificar’, ‘Bombardeos’, ‘Solidaridad’ o el ‘Otro Madrid’, donde también esbozamos la represión interna o la convivencia dentro de la ciudad con un sector que quería que Madrid fuera tomada pero que también sufre la guerra.

Tània Balló: Queríamos huir de la crónica de guerra. Lo que queríamos es mostrar lo que significa como colectivo, como comunidad estar situado en el centro de una batalla. Pensamos que la solución de los ítems era muy interesante y que nos daba cierta manga ancha para contar la defensa de Madrid de una manera diferente. Además, el espacio, que es diáfano, permite al visitante que no tenga que seguir una ruta preestablecida y que pueda recorrerla de ítem en ítem.

¿Que idea quieren transmitir a la gente o qué les gustaría que se llevaran a casa?

Tània Balló: Queremos ofrecer una reconciliación de la ciudad de Madrid y de sus habitantes con su propia historia. Madrid tiene que dejar de ser la ciudad franquista por excelencia para convertirse en referente de la libertad y del ‘No pasarán’. Que, además, es lo que fue. Fue prácticamente la última gran ciudad del Estado en caer. Resistió muchísimo. Eso no ha sido suficientemente reconocido. No solo por la Historia sino por la propia gente de aquí. ¿Saben los madrileños que su ciudad resistió hasta el último día?

8 de noviembre 1936 primeros brigadistas internacionales a su llegada a Madrid

8 de noviembre de 1936. Los primeros brigadistas intermacionales llegan a Madrid

Gonzalo Berger: Dicho de otro modo, Madrid es el referente internacional de la lucha antifascista, con su defensa, pero los madrileños no la consideran como propia. Y queremos recuperar ese episodio histórico, que está ahí, que es realidad, de una ciudad que consiguió frenar, contra todo pronóstico, el avance de las tropas franquistas.

Una cosa que me fascina es que las crónicas de la época hablan de una especie de estallido de júbilo e incluso de alegría durante la defensa de Madrid. Hay que tener en cuenta que el Gobierno ya se había ido a València, que las bombas caían día y noche sobre la ciudad pero, en cambio, los habitantes no se rendían.

Tània Balló: Es precisamente la fuerza del colectivo lo que termina provocando ese júbilo que describes. Hay que tener en cuenta que estamos en los primeros meses de contienda, no existe esa fatiga final, y que los republicanos realmente creen que van a ganar la guerra. Además, los madrileños son muy conscientes de que está en juego su libertad. Ya venimos de varios años de una República que había supuesto avances democráticos y económicos. Lo que se vive en aquellos días es el júbilo de lo colectivo, de la unión de los vecinos contra el franquismo. Todas esas sensaciones se reúnen muy bajo el eslógan del ‘No pasarán’.

Qué importancia tiene la propaganda de guerra y, en concreto, el eslógan del ‘No pasarán’, que ha resistido hasta nuestros días.

Tània Balló: Salvando todas las diferencias recuerdo que cuando España ganó la Eurocopa salió el eslógan de Podemos. De repente, la publicidad toca una tecla que hace que todo el país crea en algo que parecía tan imposible, al menos, como que Madrid resistiera ante el fascismo. Los franquistas daban por hecho que conquistarían Madrid. Así lo anunciaban en los periódicos. Sin embargo, los vecinos de una ciudad abandonada por su gobierno, con pocos efectivos militares, sacan fuerzas y ánimos y salen a la calle a luchar. ¿Y cómo se consigue que las carniceras, los panaderos, los taxistas, las costureras… se convirtieran en los mejores soldados? Pues creando un clima de euforia colectivo. Y eso lo consiguió el ‘No Pasarán’.

Me recuerda a una columna de Juan José Millás que decía [en mayo de 2014] que el primer éxito de Podemos había sido gramatical. Después de tanta escuchando que no se podía, la gente comenzó a recibir el mensaje de que sí, que se podía.

Gonzalo Berger: El ‘No pasarán’ consigue unir bajo una misma consigna a todos los combatientes y ciudadanos. Marca un punto de inflexión en la guerra. Es el momento de no ceder más. De decir basta. Un punto que une a comunistas, anarquistas, socialistas, republicanos… Viene a decir que no se cede ni un palmo más de terreno. Que sin victoria en la guerra… no podía haber futuro. El eslógan consigue difuminar todas las barreras.

Me acabáis de hablar de las “carniceras” o las “costureras” que salen a defender Madrid. ¿Cuál fue el papel de las mujeres en la defensa de la capital?

Tània Balló: En la batalla de Madrid participaron miles de mujeres. Tenemos miles de cartillas de milicianas, que demuestra que estuvieron en el frente. No sabemos qué hicieron exactamente en el frente, pero tampoco sabemos qué hicieron ellos. Así que en igualdad de condiciones damos por sentado que participaron en la guerra, tal y hacemos con ellos.

El problema es que gran parte de esos hombres no eran tan igualitarios como creían o, en muchos casos, eran tan machistas como en el otro lado y no reconocieron la labor de las mujeres. También es cierto que hubo un intento de sacar a las mujeres del frente, pero no todas las mujeres lo abandonaron. Hay díscolas que permanecen en la batalla y otras muchas que hacen trabajos de carácter auxiliar, pero que son tan fundamentales para ganar la guerra como coger un misil.

¿La resistencia de Madrid hubiese sido posible sin la implicación de esas miles de mujeres?

Gonzalo Berger: No. Las mujeres son fundamentales en la resistencia. Madrid es frente de guerra, pero también es retaguardia. Eso implica fortificar la ciudad, construir trincheras y un largo etcétera de actividades. La mujer fortifica, lucha, apoya. En definitiva, la mujer está presente. Y lo está en la misma proporción que el hombre. El peso de la victoria de la resistencia es gracias a ellos y a ellas.

namuth_hans_161_1987_image_427303_displaysizeOtra idea preconcebida es la del prototipo de mujer que acudió al frente o a defender la República: joven, soltera y profundamente politizada.

Gonzalo Berger: Así es, pero los datos demuestran que es un estereotipo falso, creado por la propaganda de ambos bandos. La República utilizó a la mujer como reclamo publicitario. Prácticamente venía a decir que si esta bella mujer acude a luchar cómo no va a hacerlo usted que es un hombre. Trabajamos desde hace tiempo en un estudio que demuestra que al frente acudieron mujeres casadas, solteras, madres, hijas, abuelas, con estudios, sin estudios…

Hubo mujeres de todos los estamentos sociales y de todas las organizaciones. El mito de la mujer anarquista, joven y guapa no existe. Era un reclamo para que los hombres fueran al frente. Las mujeres identificaron rápidamente al fascismo como su gran enemigo en cuestiones de género.

Sin embargo, a pesar de esta realidad que describen, las mujeres cargan con el sambenito de que eran más conservadoras. Personalmente, creo que tiene que ver con lo que recordamos de aquel debate en las Cortes sobre si las mujeres debían votar o no.

Gonzalo Berger: Es cierto que está instalado el discurso de que el giro a la derecha de la República en 1934 fue por culpa del voto femenino. Se instaló ese discurso ya durante la misma República, pero no hay ningún dato que apoye eso y además es un discurso creado desde las izquierdas, incapaces de gestionar su propia fracaso electoral.

Tània Balló: Pero no solo eso. El relato de la miliciana que nos llega hoy día está muy intoxicado por el franquismo. La miliciana republicana era todo lo contrario de lo que el franquismo encarnaba y tras la guerra se dedica a describir a esa mujer como masculina, fea, antimadre, antifamilia, en definitiva, una marimacho. Pero, por otro lado, los partidarios de la República utilizan la imagen de la miliciana como la de un ser bello que apoya la revolución, tratan de subir la testosterona de los hombres. Y las mujeres no eran ni tan horribles ni tan bellas.

Al final solo nos ha llegado el relato propagandístico de los dos lados y no se valora como corresponde la importancia real de las milicianas durante la Guerra Civil, que en muchos casos fue de igualdad con el hombre. Por no hablar de cómo se ha minusvalorado el importante trabajo de la mujer en la retaguardia. No tenían ninguna obligación de trabajar durante 20 horas al día para ayudar a ganar la guerra. Y lo hacían.

155252_097A9942web-1500x1000_thumb_722

Presentacion a cargo del teniente alcalde de Madrid Mauricio Valiente (izq.) y de Gonzalo Berger y Tània Balló, comisarios de la exposicion que podra ser visitada durante tres meses.

Gonzalo Berger es historiador y docente universitario. Doctor en Historia por la Universidad de Barcelona, está especializado en la Guerra Civil y las milicias antifascistas. Ha publicado diversos artículos y trabajos de investigación. Actualmente está asociado a diferentes proyectos de investigación y forma parte del equipo del proyecto SIDBRINT, memoria histórica de las Brigadas Internacionales de la Universidad de Barcelona. Tiene una larga experiencia en la gestión cultural vinculada a la producción expositiva, gestión de museos y equipamientos culturales.

Tània Balló es escritora, gestora cultural, productora y directora de cine. A lo largo de su trayectoria, han destacados diferentes proyectos relacionados con la memoria histórica. En 2015 codirigió el proyecto ‘Las Sinsombrero’ coproducido por TVE y que logra amplia repercusión social y cultural. En 2016 publicó ‘Las Sinsombrero, sin ellas la historia no está completa’. En 2017, coedita ‘Querido diario; Hoy ha empezado la guerra’, publicado también por Espasa. /

Entrevista a comandante italiano de InterUnit, la unidad internacionalista de la Brigada Prizak

1a5dd80713776bca75c29c5448546e88

 

* Entrevista de Fabrizio Rostelli realizada en Roma y publicada el 9 de diciembre en ALIAS, suplemento del periódico italiano Il Manifesto

Luchó durante dos años con las armas en la mano junto a la gente de Donbass en nombre del socialismo. Esta es su primera entrevista desde que regresó a Italia en julio de 2017. Su nombre de guerra es Nemo y fue comandante de InterUnit, la unidad internacionalista fundada en septiembre de 2015. Luchó por las Repúblicas Populares de Donbass (Lugansk y Donetsk), que unilateralmente declararon la independencia de Ucrania el 12 de mayo de 2014, después de un referéndum popular. InterUnit, que opera en la línea del frente en el noroeste de la República Popular de Lugansk, suspendió las actividades militares en enero de 2017. Sin embargo, el conflicto no cesa; la guerra civil ha continuado durante casi cuatro años y según cálculos oficiales, ya ha causado más de 10.000 muertes. Nemo prefiere mantener su anonimato. Lo conocí en Roma, su ciudad natal, al margen de una reunión pública sobre el centenario de la revolución bolchevique. Entre los presentes, los embajadores y delegados de Venezuela, Cuba y Nicaragua siguieron su intervención con interés.

¿Todavía peleas en el Donbass? ¿Cuál es la situación actual desde un punto de vista político y militar?

InterUnit2La situación en Donbass es extremadamente clara: hemos ganado. Hemos derrotado a los fascistas, hemos liberado un territorio y estamos tratando de construir un estado socialista. Debe quedar claro que el detonante de la insurrección en Donbass fue el golpe fascista en Kiev; la gente, sin embargo, no se levantó solo contra el fascismo sino también contra el capitalismo que fracasó en Ucrania y ahora muestra su peor cara. A pesar de los acuerdos de Minsk II, todavía hay enfrentamientos y las Repúblicas Populares continúan siendo atacadas. El gobierno de Kiev ha entendido que sus ataques frontales han fracasado y que está teniendo lugar una guerra de baja intensidad que, sin embargo, causa en promedio la muerte de 2-3 soldados ucranianos por día; una cantidad significativa. En Ucrania hay un reclutamiento militar y han exterminado una gran cantidad de “carne de cañón”. No nos gusta esta situación, por supuesto, tenemos nuestros propios muertos y pensamos en ellos. En este momento los ucranianos están atacando con métodos no convencionales ,especialmente con coches bomba en los centros de las ciudades, se debe decir que lo hacen profesionalmente, con cargas bien calibradas, y raramente hay víctimas entre los civiles, pero es algo que debe detenerse y que no podemos aceptar. Kiev debe entender que si continúa en este camino habrá un resurgimiento inevitable.

¿Por qué mantienen que el gobierno de Kiev es un gobierno fascista?                                                                                                                                                                  El gobierno de Kiev implementa una política fascista en continuidad con los gobiernos anteriores, pero confía en los aparatos nazis que jugaron un papel decisivo en Euromaidan. Los nazis obtuvieron, a cambio de su apoyo, un mandato incondicional para llevar a cabo operaciones de “limpieza” contra la población, pero también dentro del ejército ucraniano, para atacar a quienes se niegan a luchar. Además, las milicias nazis, como el batallón Azov, no dependen del Ministerio de Defensa, sino del Ministerio del Interior. En las ciudades de Kharkov y Mariupol, que anteriormente formaban parte de nuestros territorios, los nazis tomaron feroces represalias cuando los reconquistaron. Hoy, por estas razones, los nazis también son odiados por la gente común. La revuelta en Donbass se desencadenó emocionalmente al ver a los fascistas en el poder, luego se convirtió en una lucha anticapitalista.

¿Cuánto tiempo pasaste en Donbass?

De 2015 a 2017 pasé un año y medio en la primera línea y seis meses atrás. Tenía 14 días de descanso y soy uno de los que tenía más; algunos compañeros han estado luchando durante cuatro años y esto también significa cuatro inviernos helados. No hay respiro del frío, la lucha y la muerte, y después de cuatro años comienza a ser muy difícil. Hay quienes han sido heridos tres veces pero siguen luchando. Nadie quiere tomarse días libres porque si la persona que lo reemplaza perdiera la vida viviría para siempre con un sentimiento de culpa. Lamentablemente le sucedió a algunos.

¿Qué es la InterUnit y de quién está compuesta?

InterUnit es un sujeto político-militar nacido de la Brigada Prizrak (la Brigada Fantasma creada por Alexei Mozgovoi, que lucha en la milicia del LPR-DPR). La gran diferencia en comparación con otras experiencias pasadas fue reunir la esfera política con la militar, un tabú que no se ha abordado en Italia en los últimos años. Nos colocamos en el camino trazado por las mejores luchas internacionalistas, tanto en la Guerra Civil española como en las guerras de liberación de América Latina. Somos personas normales, casi todas sin experiencia militar previa.

7a16271e926b0321e4662cc982de496b

En total, 31 camaradas de Italia, Francia, Finlandia, los Estados Unidos y otros países se han unido a InterUnit. El grueso de los combatientes vino de España, precisamente por el legado de la Guerra Civil española, algo indeleble en la memoria de los antifascistas.

¿Cuáles son las demandas de aquellos que luchan en Donbass y cuáles son las perspectivas, no solo en el corto plazo?

El Donbass nació como un proyecto político con el objetivo de construir una alternativa sobre el terreno que fuera una continuación de la Unión Soviética; de hecho, el capitalismo en Ucrania era un terreno fértil para la mafia y la oligarquía. Debido a algunas contradicciones internas, las Repúblicas Populares no se han desarrollado completamente, pero el proceso está en marcha. El mayor problema desde un punto de vista político es la incapacidad de los partidos comunistas en las Repúblicas para leer la situación; inicialmente, de hecho, no apoyaron la insurrección, perdiendo una oportunidad histórica. En este vacío político, las fuerzas que buscan restaurar el sistema económico anterior y el sistema político oligárquico se han afirmado. Todo esto llevó a una “rusificación”, ya que el gobierno actual ve a Rusia como el único interlocutor. En esta etapa hay una guerra dentro de la guerra, por un lado, la guerra militar, en la que los comunistas están comprometidos en primera línea, son los que hacen la contribución más desapasionada y desinteresada; pero también hay choques dentro, en la retaguardia, entre aquellos que realmente quieren el socialismo y aquellos que buscan restaurar el capitalismo.

¿Por qué decidiste arriesgar tu vida yendo a pelear en Donbass?

Nemo-alias-01Soy antifascista e internacionalista, y aquellos que realmente creen en estas ideas buscan instintivamente su implementación práctica. En esta etapa, no creo que la revolución y la insurrección armada en Italia estén cerca, por lo que cualquiera que quiera ganar experiencia en la lucha armada revolucionaria debe dirigir su atención a otra parte.

¿Es esta tu primera experiencia en el frente? ¿Dónde fuiste entrenado?

Esta fue mi primera experiencia como operativo en el frente. En realidad, mi formación se remonta a varios años y tuvo lugar en Yugoslavia, durante la crisis de Kosovo. Aquí también hubo un intento de establecer unidades internacionalistas para defender una experiencia socialista, pero desafortunadamente llegamos demasiado tarde, cuando el viento ya había cambiado. Perdimos mucho tiempo al principio porque en ese momento el internet estaba apenas en su infancia, no lo habíamos dominado y no podíamos aprovechar al máximo su potencial, porque todavía estaba poco desarrollado. En Donbass hemos perfeccionado esto y conectado con los camaradas locales, tanto en términos de técnicas como en términos de compañerismo general.

¿Por qué este nombre en clave, y cuáles fueron sus tareas?

El nombre Nemo proviene de la literatura; hay dos casos muy conocidos. El primero está en La Odisea. El otro Nemo es el de “Veinte mil leguas de viaje submarino”, un militante internacional ante litteram que salió al mundo para luchar contra el imperialismo con métodos un tanto científicos pero efectivos. Tan pronto como llegué a Donbass me colocaron en una unidad de infantería, un par de meses más tarde se desarrolló el proyecto político-militar, y en InterUnit asumí la tarea de comisario político. En los primeros dos años de la guerra, el sistema de lucha partidista se utilizó con un doble comando: comisario político y comandante militar. En ese momento yo era un comisario político por una razón muy específica, no sabía el idioma ruso, y cuando llegué a un nivel de conocimiento suficiente, tomé el mando de la unidad. Las tareas clásicas son las del control territorial. No hubo grandes avances; sin embargo, ayudé a extraer partes del territorio del control ucraniano, incluidas dos aldeas y una colina estratégica.

Los medios a menudo han enfatizado los batallones de la extrema derecha, que también incluyen a los italianos, que luchan en Donbass por la independencia de las Repúblicas Populares. ¿Es esto una narración parcial?

No es solo una lectura parcial, es simplemente una danza montada por los medios. Hay fascistas que luchan por Kiev, y luego hay algunos que son parte de las milicias populares, los últimos de dos tipos: fascistas locales y europeos que por sus propios motivos han decidido ir a luchar contra la OTAN. Ninguno de ellos es parte de un batallón fascista; no hay formaciones militares fascistas que luchen por las Repúblicas Populares, esto es un invento. Hubo intentos de establecerlos y fueron desmantelados inmediatamente porque eran totalmente incompatibles con la naturaleza antifascista del pueblo de Donbass. Desafortunadamente, sin embargo, estos personajes son muy buenos para camuflarse para encajar en los intersticios del poder asumiendo el papel de “populismo rojo-marrón”. Por ejemplo, en la República Popular de Lugansk, ocuparon todos los puestos de la agencia de prensa oficial. .

La información que sale se filtra en gran medida a través de los fascistas, y esta es otra gran contradicción.                                                                                                                                                                Los fascistas que en realidad lucharon junto a las Fuerzas Armadas de Ucrania no superan los 10, y luego hay otros 20 que pelearon durante períodos cortos. Pero hay un agujero negro, porque es imposible cuantificar cuántos europeos han pasado por los centros de entrenamiento de los batallones punitivos ucranianos. Sabemos con certeza que los nazis ucranianos dieron entrenamiento militar a los fascistas italianos y tal vez incluso a las armas. Por ejemplo, sabemos que el ejército ucraniano ha perdido cinco millones de armas ligeras, de las cuales un millón fueron tomadas por las Repúblicas Populares. Los otros 4 millones? Estas armas desaparecidas ya han aparecido en otras situaciones, por ejemplo en Rumania y Libia. Ucrania está vendiendo todo porque las fronteras son muy permeables. Algunos fascistas europeos ya han sido encontrados con armas robadas y esto sugiere que algunos de ellos ya pueden haber llegado aquí.

Volviendo al tema de los italianos en las milicias populares, los antifascistas que lucharon durante largos períodos sumaron más de 20, y hay alrededor de 10 que lo hicieron por períodos cortos. En cuanto a los fascistas, por otro lado, hubo dos que realmente lucharon, mientras que hubo alrededor de 10 que estuvieron en el frente por períodos cortos. También se debe considerar que hubo seis fascistas (que recibieron mucha exposición de los medios) que dicen que son combatientes mientras que siempre han estado en la segunda línea. Si consideramos a los fascistas ucranianos locales, los rusos y los europeos, en su apogeo alcanzaron el 0,9% de los combatientes en Donbass, y si sumamos a estos nacionalistas y fundamentalistas religiosos (ultraortodoxos y neopaganos) llegamos al 2% . Números bajos Si en Italia representamos la lucha de Donbass mirando solo al 0.9%, deliberadamente creamos una narrativa distorsionada.

¿Qué tan fuerte es la tradición soviética en Donbass?

Las Repúblicas Populares están en plena continuidad con la Unión Soviética y esto también sirve para desacreditar otro mito: no somos pro-rusos [es decir, el actual régimen capitalista de la Federación de Rusia]. Si la población del Donbass fuera realmente pro-rusa, nunca habría constituido una Runtitled.pngepública Popular, porque una realidad que contiene elementos del socialismo está en abierta antítesis con la historia de los últimos 25 años de Rusia. La mayoría de la gente de Donbass se consideran soviéticos. En 1991 hubo un referéndum en el que la población de la Unión Soviética se manifestó firmemente en contra de su disolución (77% de los votantes), que de todas maneras se llevó a cabo con un golpe y solo con un golpe.

¿Cuál es la posición de Rusia en este conflicto? ¿Ofreció apoyo militar?

Rusia solo estaba interesada en Crimea y obtuvo lo que quería. De hecho, allí los enfrentamientos duraron solo dos días y resultaron en dos muertes. En el Donbass, por otro lado, hemos estado luchando durante cuatro años y no ha habido apoyo militar ruso para nuestra lucha. Rusia no está interesada en la independencia de las Repúblicas Populares. No es hostil a la causa, sino que tiende a representarla como una causa étnica. La Brigada Prizrak de hecho solo luchó con armas soviéticas. Al comienzo de la insurrección, se utilizaron armas de caza y autodefensa, después de lo cual las estaciones de policía fueron atacadas para apoderarse de las armas. En ese momento, el conflicto se volvió de alta intensidad y Kiev envió su ejército. En muchos casos, sin embargo, los soldados ucranianos desertaron e incluso se unieron a las milicias populares. Más tarde obtuvimos los mapas de los antiguos depósitos de armas soviéticas secretamente enterrados por la URSS para ser utilizados en caso de ataque y luchamos con ellos. Tomamos piezas de artillería de parques y muchas armas incluso de museos; estaban trabajando armas que tal vez solo necesitaban nuevos pernos de fuego. Las armas de precisión fueron tomadas de los museos y eran armas soviéticas. Mi arma personal era un Kalashnikov, mientras que el arma de posición era un rifle PTRD ’43.

¿Rusia no ofreció ningún apoyo financiero?

Uno debe considerar que las únicas relaciones comerciales que las Repúblicas Populares tienen con el mundo exterior son con Rusia, que es, creo, el único comprador de carbón de Donbass. Las transacciones son todas en rublos y Rusia, al poner en efectivo desde el exterior, ha ayudado a reactivar la economía de las Repúblicas que se detuvo por completo.

¿Cómo ha cambiado tu vida hoy?

Mi vida no ha cambiado mucho, porque soy un militante revolucionario, así que para mí hacer la guerra o llevar a cabo una actividad política normal no cambia nada, excepto las herramientas.

¿Crees que volverás a pelear?

Continúo luchando, es solo que no estoy participando en una lucha armada; no tiene sentido hacerlo en Italia en esta etapa, las condiciones no existen, entonces hago una lucha política. En cuanto al Donbass, si fuera necesario, estaría operando allí en 48 horas, y muchos otros camaradas como yo. Nos detuvimos porque la diplomacia internacional nos obligó a no ir más allá, pero la gente de Donbass no está contenta con haber liberado un pedazo de tierra, sin importar lo grande que sea. El enemigo es el fascismo que todavía brama en Kiev y esto debe remediarse. Si la comunidad internacional no lo hace, tarde o temprano los pueblos de la ex Ucrania lo harán.

Interunit 1

También hay otro aspecto a considerar. InterUnit es un sujeto militar que no está operando en Donbass en esta etapa, pero debe quedar claro que si hubiera un ataque a otras experiencias socialistas del mundo, los camaradas ciertamente estarían listos para intervenir en cualquier momento.

Traducido del italiano al ingles por Greg Butterfield

 Traduccion al castellano a cargo de EH-Donbass Komitea

(gehiago…)

EL INTERNACIONALISTA BRASILEÑO RAFAEL LUSVARGI INCLUIDO EN LAS LISTAS DE PRISIONEROS INTERCAMBIABLES

ra

El internacionalista brasileño Rafael Lusvarghi que combatio en la milicia de la Republica Popular de Lugansk (RPL) hasta que decidio abandonar el Donbass fue detenido el otoño de 2016 en una operación de la Inteligencia ucraniana que según parece conto con la complicidad de países europeos. Tras esta operación del SBU, a finales de enero de 2017, los Tribunales ucranianos condenaron al voluntario a 13 años de prisión por terrorismo.

Fue hace unos días cuando la emisora de radio Gromadske informaba que Lusvarghi había sido incluido en las listas para el intercambio de prisoneros con las Republicas del Donbass. Esta información fue confirmada por el abogado del brasileño. Para el intercambio, el tribunal tuvo que cambiar las medidas de excepcion en torno a Lusvargi, que esta bajo custodia, para reexaminar el caso.

https://euskalherria-donbas.org/2016/10/07/detenido-en-ucrania-el-internacionalista-brasileno-rafael-lusvarghi/