Geopolitika

Ucrania: Mercado negro de armas

“Las estructuras mafiosas cerradas operan en la mayor parte de los conflictos de la actualidad. Por esa razón, Ucrania se ha convertido en un mercado negro de armas que cuenta con la participación de personal del Servicio de Seguridad del país, altos funcionarios del gobierno y empresarios que realizan los suministros de manera clandestina. El papel del Estado central es colaborar en el ocultamiento de los acuerdos y en la negación de la existencia de un mercado que es más que visible. Dentro de las peligrosas actuaciones de empresarios ucranianos relacionados con el gobierno está la venta de armas a ISIS.”

Ukrainiar soldadua

* Rodrigo Bernardo Ortega, periodista digital independiente colombiano

Durante la Guerra Fría, más del 80% del armamento militar y nuclear era producido por Estados Unidos y la Unión Soviética. Un destacado complejo industrial militar de la URSS se ubicaba en las regiones de Odesa, los Cárpatos y Kiev en la actual república de Ucrania. Allí se construyeron todo tipo de armamento balístico, aviones, barcos, municiones y demás elementos que permitieron salvaguardar la seguridad en el hemisferio oriental. En efecto, luego del desplome del modelo soviético, en el territorio ucraniano quedaron 3.594 empresas de la industria militar en las cuales trabajaban aproximadamente tres millones de personas (https://es.rbth.com/cultura/technologias/2014/0/15/los_profundos_lazos_de_las_empresas_de_armamento_de_rusi_40075). En los primeros años de su vida independiente, Ucrania fue un referente de temas militares y un importante centro de exportación de armas

00-50

Sin embargo, su destacado papel sólo obedecía al apoyo económico y estratégico que recibía desde Moscú. De hecho para 1997, el número de empresas de defensa en Ucrania se redujo a un quinto. De los 350 aviones que producía por año, construyó cero. De igual manera, de los 800 tanques que realizó en 1994, tres años más tarde no produjo ninguno (https://es.rbth.com/cultura/technologias/2014/05/15/los_profundos_lazos_de_las_empresas_de_armamento_de_rusi_40075). Esta circunstancia permite evidenciar que la industria militar ucraniana es casi inexistente y que lo poco que produce en la actualidad se debe en gran medida al apoyo recibido por el Kremlin como en la otrora época soviética. En otras palabras, sin la participación de Rusia, Ucrania no podría producir más que tanques y modelos antiguos que en el mundo de hoy son inoperantes, de ahí que el papel de Moscú sea determinante para entender la realidad de la industria militar ucraniana de hoy.

En este sentido, el director del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas de Rusia, Ígor Korótchenko, aseguró que “Ucrania acabó con la industria militar de la URSS”. Sus afirmaciones se basan en el hecho de que tras obtener su independencia, Ucrania remató todas las reservas militares que heredó de la URSS desmantelando la industria y poniendo en venta el armamento a países del tercer mundo para alimentar las guerras que allí se libran. Por esa razón, Ucrania no tiene armas para librar sus combates. Korótchenko agregó que “los negociantes ucranianos están detrás de cada gran conflicto en Oriente Medio, en la cuenca del Pacífico y en África”, razón por la cual, se han creado auténticas estructuras mafiosas para el comercio ilegal de armas (https://es.news-front.info/2017/10/13/ucrania-ha-vendido-todo-el-legado-militar-de-la-urss/). Sumado a los altos índices de corrupción y a los problemas de seguridad internos, varios de los investigadores de la industria militar y aeroespacial han decidido migrar a otras latitudes, fundamentalmente a engrosar las filas de las empresas de defensa rusas.

Tras su independencia en 1991, Ucrania obtuvo cerca de 2,4 millones de toneladas de misiles soviéticos, cohetes, bombas y balas, por lo que las municiones no caducadas ascendía a un 70% (https://publimetro.pe/actualidad/noticia-ucrania-y-su-historial-nuclear-20914). Debido a su miopía política, varios militares ucranianos respaldados soterradamente por el gobierno central iniciaron la venta de armas en distintas partes del mundo. Paradójicamente este hecho permitió que la industria militar de ese país no se derrumbara en su totalidad en los primeros años de la independencia.

00-51

Grandes contratos de exportación fueron llevados a cabo con países de África, Irak, India, Tailandia, China e incluso algunas naciones de América Latina. Sin embargo, todas las armas eran reductos de la época soviética, con lo cual, al acabarse las reservas, el gobierno ucraniano no pudo continuar con la producción a causa de la dependencia tecnológica con relación al gobierno ruso. En efecto, se estima que más del 70% de los suministradores de sistemas y accesorios de las empresas de defensa ucranianas se encuentran en Rusia (https://poderiomilitar-jesus.blogspot.fr/2014_05_16_archive.html), hecho que muestra una vez más el bajo desarrollo militar de Kiev y su inevitable subordinación en asuntos militares al Kremlin.

Las estructuras mafiosas cerradas operan en la mayor parte de los conflictos de la actualidad. Por esa razón, Ucrania se ha convertido en un mercado negro de armas que cuenta con la participación de personal del Servicio de Seguridad del país, altos funcionarios del gobierno y empresarios que realizan los suministros de manera clandestina. El papel del Estado central es colaborar en el ocultamiento de los acuerdos y en la negación de la existencia de un mercado que es más que visible. Dentro de las peligrosas actuaciones de empresarios ucranianos relacionados con el gobierno está la venta de armas a ISIS. Una investigación logró establecer que los misiles portátiles tierra-aire FN-6 fueron entregados por autoridades ucranianas. El material era trasladado de Ucrania a Turquía y luego transferido a Siria para ser utilizados por los terroristas (https://slavyangrad.es/2015/12/01/trafico-de-armas-desde-ucrania-hacia-el-isis/). Desde luego las autoridades de Kiev negaron cualquier vínculo con la venta de armas pero la realidad es que los rebeldes sirios cuentan hoy con armamento proveniente de ese país. Estas actuaciones se suman al tráfico de armas que ha involucrado a la élite ucraniana como la venta de sistemas de radar antiaéreo al gobierno de Sadam Hussein en el año 2000 o el envío de misiles de origen soviético H-55 a Irán y China.

00-52

Además de lo anterior, la entrega de misiles antiaéreos a ISIS no sólo se produce de manera directa sino además a través de la intermediación del gobierno catarí. En efecto, un grupo de hackers ucranianos conocido como CyberBerkut, logró revelar la compra de armas por parte de Catar al gobierno de Ucrania que tiene como destino final el grupo rebelde sirio (https://www.hispantv.com/noticias/siria/199360/catar-ucrania-pechora-isis-rusia). Lo irónico del caso es que las armas vendidas son de fabricación soviética y utilizadas por los terroristas en contra de Rusia que parece ser el único actor comprometido en la lucha contra ISIS. En efecto, según el informe, el gobierno de Estados Unidos tuvo conocimiento sobre el acuerdo económico y no se opuso en ningún momento. De esto se puede deducir que por omisión la Casa Blanca está permitiendo que los grupos rebeldes se fortalezcan y que la guerra en Siria escale a proporciones indeseables. Mientras tanto, el gobierno de Ucrania sigue comercializando en el mercado negro con armas de otra época que han estancado su desarrollo militar.

Ahora bien, los alcances de las negociaciones han sido tan grandes que Ucrania ha tenido participación en la asesoría para la construcción de misiles en Corea del Norte. Según Michael Elleman, del instituto de Estudios Estratégicos, los misiles utilizados en las pruebas realizadas por Pyongyang tenían como base motores RD-250 fabricados en la ciudad ucraniana de Dnipró (https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/ucrania-tienda-de-armas-ilegales-articulo-708026). Aunque un informe del periódico The New York Times sugiere que los motores pudieron haber sido comprados por empleados corruptos y llevados de contrabando a Corea del Norte por redes criminales (https://www.nytimes.com/2017/08/14/world/asia/north-korea-missiles-ukraine-factory.html), la realidad es que los mismos empleados del Estado están involucrados en las negociaciones así lo nieguen a través de Alexandr Turnichov, Secretario del Consejo de Seguridad y Defensa de Ucrania. Se estima que en la actualidad hay cinco millones de armas de fuego ilegales en Ucrania lo que se suma a la compleja red de venta que incluye toda clase de gobiernos y grupos que ponen en jaque la seguridad del mundo.

Ucrania se convirtió en un “supermercado” de armas pero no pensó en la renovación de su armamento. De la tercera potencia nuclear luego de la Guerra Fría, no queda sino un Estado corrupto que a través de sus militares vende las armas para caldear guerras en distintas partes del mundo. Las circunstancias muestran que sin la ayuda estratégica de Moscú, Kiev no tiene el potencial necesario para desarrollar su propia industria. Y a pesar de que la relación militar era de mutua dependencia pues varios de los artefactos rusos eran producidos en Ucrania, el conflicto desatado por causa de la independencia en las Repúblicas populares del este del país ha demostrado que el Kremlin puede continuar su camino sin problemas. En efecto, en Rusia ya se han comenzado a producir motores para el avión de entrenamiento Yak-130 que antes se producían en Ucrania. Este es tan sólo un ejemplo del poder industrial ruso. (https://es.rbth.com/cultura/technologias/2014/05/15/los_profundos_lazos_de_las_empresas_de_armamento_de_rusi_40075). Para Ucrania, por el contrario, será mucho más complejo reemplazar la ayuda que antes le otorgaba el gobierno soviético. Es claro que por sus propios medios, la limitada industria militar ucraniana no podrá obtener grandes avances al respecto. Cuando las reservas de las armas de la Guerra Fría se terminen, entonces el gobierno de Kiev estará desmantelado.

Quizás anticipándose a esa situación, la administración de Petró Poroshenko quiere buscar el ingreso a la OTAN a como dé lugar. Hace pocos meses la Alianza Atlántica reconoció a Ucrania como un aspirante oficial a tomar parte del organismo multilateral (http://www.europapress.es/internacional/noticia-otan-reconoce-oficialmente-ucrania-aspirante-alianza-atlantica-20180310173105.html). El ingreso de Ucrania a la organización sería catastrófico para la seguridad de Europa, pues los gobiernos occidentales tendrían un centro de operaciones en una antigua república soviética, con lo cual se estaría ejerciendo una amenaza directa a los intereses de Moscú. Si la ecuación se complementa con la venta ilegal de armas, entonces podría afirmarse que Ucrania significa un peligro inminente para aquellos estados que contravienen el modelo de occidente.

Si el comercio ilegal de armas sigue formando parte del panorama económico de Ucrania y si a eso se le suma la influencia y participación de capitales extranjeros y el respaldo diplomático de naciones como Estados Unidos, el delicado equilibrio de la seguridad en el este de Europa podría ponerse en riesgo. Es claro que por sus propios medios Ucrania no puede tener una industria militar y mucho menos aeroespacial desarrollada, razón por la cual está interesada en firmar acuerdos de cooperación con países que le permitan tener un nuevo protagonismo en temas de defensa y al tiempo busca financiarse a través de actos ilegales.

 

Ucrania es un mercado negro de armas

armak trafikoa.jpegGrandes contratos de exportación fueron llevados a cabo con países de África, Irak, India, Tailandia, China e incluso algunas naciones de América Latina.

Durante la Guerra Fría, más del 80% del armamento militar y nuclear era producido por Estados Unidos y la Unión Soviética. Un destacado complejo industrial militar de la URSS se ubicaba en las regiones de Odesa, los Cárpatos y Kiev en la actual república de Ucrania. Allí se construyeron todo tipo de armamento balístico, aviones, barcos, municiones y demás elementos que permitieron salvaguardar la seguridad en el hemisferio oriental. En efecto, luego del desplome del modelo soviético, en el territorio ucraniano quedaron 3.594 empresas de la industria militar en las cuales trabajaban aproximadamente tres millones de personas

Sin embargo, su destacado papel sólo obedecía al apoyo económico y estratégico que recibía desde Moscú. De hecho para 1997, el número de empresas de defensa en Ucrania se redujo a un quinto. De los 350 aviones que producía por año, construyó cero. Del igual manera, de los 800 tanques que realizó en 1994, tres años más tarde no produjo ninguno (https://es.rbth.com/cultura/technologias/2014/05/15/los_profundos_lazos_de_

las_empresas_de_armamento_de_rusi_40075). Esta circunstancia permite evidenciar que la industria militar ucraniana es casi inexistente y que lo poco que produce en la actualidad se debe en gran medida al apoyo recibido por el Kremlin como en la otrora época soviética. En otras palabras, sin la participación de Rusia, Ucrania no podría producir más que tanques y modelos antiguos que en el mundo de hoy son inoperantes, de ahí que el papel de Moscú sea determinante para entender la realidad de la industria militar ucraniana de hoy.

En este sentido, el director del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas de Rusia, Ígor Korótchenko, aseguró que “Ucrania acabó con la industria militar de la URSS”. Sus afirmaciones se basan en el hecho de que tras obtener su independencia, Ucrania remató todas las reservas militares que heredó de la URSS desmantelando la industria y poniendo en venta el armamento a países del tercer mundo para alimentar las guerras que allí se libran. Por esa razón, Ucrania no tiene armas para librar sus combates. Korótchenko agregó que “los negociantes ucranianos están detrás de cada gran conflicto en Oriente Medio, en la cuenca del Pacífico y en África”, razón por la cual, se han creado auténticas estructuras mafiosas para el comercio ilegal de armas . Sumado a los altos índices de corrupción y a los problemas de seguridad internos, varios de los investigadores de la industria militar y aeroespacial han decidido migrar a otras latitudes, fundamentalmente a engrosar las filas de las empresas de defensa rusas.

Tras su independencia en 1991, Ucrania obtuvo cerca de 2,4 millones de toneladas de misiles soviéticos, cohetes, bombas y balas, por lo que las municiones no caducadas ascendía Debido a su miopía política, varios militares ucranianos respaldados soterradamente por el gobierno central iniciaron la venta de armas en distintas partes del mundo. Paradójicamente este hecho permitió que la industria militar de ese país no se derrumbara en su totalidad en los primeros años de la independencia.

Grandes contratos de exportación fueron llevados a cabo con países de África, Irak, India, Tailandia, China e incluso algunas naciones de América Latina. Sin embargo, todas las armas eran reductos de la época soviética, con lo cual, al acabarse las reservas, el gobierno ucraniano no pudo continuar con la producción a causa de la dependencia tecnológica con relación al gobierno ruso. En efecto, se estima que más del 70% de los suministradores de sistemas y accesorios de las empresas de defensa ucranianas se encuentran en Rusia , hecho que muestra una vez más el bajo desarrollo militar de Kiev y su inevitable subordinación en asuntos militares al Kremlin.

Las estructuras mafiosas cerradas operan en la mayor parte de los conflictos de la actualidad. Por esa razón, Ucrania se ha convertido en un mercado negro de armas que cuenta con la participación de personal del Servicio de Seguridad del país, altos funcionarios del gobierno y empresarios que realizan los suministros de manera clandestina. El papel del Estado central es colaborar en el ocultamiento de los acuerdos y en la negación de la existencia de un mercado que es más que visible. Dentro de las peligrosas actuaciones de empresarios ucranianos relacionados con el gobierno está la venta de armas a ISIS. Una investigación logró establecer que los misiles portátiles tierra-aire FN-6 fueron entregados por autoridades ucranianas. El material era trasladado de Ucrania a Turquía y luego transferido a Siria para ser utilizados por los terroristas (https://slavyangrad.es/2015/12/01/trafico-de-armas-desde-ucrania-hacia-el-isis/). Desde luego las autoridades de Kiev negaron cualquier vínculo con la venta de armas pero la realidad es que los rebeldes sirios cuentan hoy con armamento proveniente de ese país. Estas actuaciones se suman al tráfico de armas que ha involucrado a la élite ucraniana como la venta de sistemas de radar antiaéreo al gobierno de Sadam Hussein en el año 2000 o el envío de misiles de origen soviético H-55 a Irán y China.

Además de lo anterior, la entrega de misiles antiaéreos a ISIS no sólo se produce de manera directa sino además a través de la intermediación del gobierno catarí. En efecto, un grupo de hackers ucranianos conocido como CyberBerkut, logró revelar la compra de armas por parte de Catar al gobierno de Ucrania que tiene como destino final el grupo rebelde sirio (https://www.hispantv.com/noticias/siria/199360/catar-ucrania-pechora-isis-rusia). Lo irónico del caso es que las armas vendidas son de fabricación soviética y utilizadas por los terroristas en contra de Rusia que parece ser el único actor comprometido en la lucha contra ISIS. En efecto, según el informe, el gobierno de Estados Unidos tuvo conocimiento sobre el acuerdo económico y no se opuso en ningún momento. De esto se puede deducir que por omisión la Casa Blanca está permitiendo que los grupos rebeldes se fortalezcan y que la guerra en Siria escale a proporciones indeseables. Mientras tanto, el gobierno de Ucrania sigue comercializando en el mercado negro con armas de otra época que han estancado su desarrollo militar.

Ahora bien, los alcances de las negociaciones han sido tan grandes que Ucrania ha tenido participación en la asesoría para la construcción de misiles en Corea del Norte. Según Michael Elleman, del instituto de Estudios Estratégicos, los misiles utilizados en las pruebas realizadas por Pyongyang tenían como base motores RD-250 fabricados en la ciudad ucraniana de Dnipró (https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/ucrania-tienda-de-armas-ilegales-articulo-708026). Aunque un informe del periódico The New York Times sugiere que los motores pudieron haber sido comprados por empleados corruptos y llevados de contrabando a Corea del Norte por redes criminales, la realidad es que los mismos empleados del Estado están involucrados en las negociaciones así lo nieguen a través de Alexandr Turnichov, Secretario del Consejo de Seguridad y Defensa de Ucrania. Se estima que en la actualidad hay cinco millones de armas de fuego ilegales en Ucrania lo que se suma a la compleja red de venta que incluye toda clase de gobiernos y grupos que ponen en jaque la seguridad del mundo.

Ucrania se convirtió en un “supermercado” de armas pero no pensó en la renovación de su armamento. De la tercera potencia nuclear luego de la Guerra Fría, no queda sino un Estado corrupto que a través de sus militares vende las armas para caldear guerras en distintas partes del mundo. Las circunstancias muestran que sin la ayuda estratégica de Moscú, Kiev no tiene el potencial necesario para desarrollar su propia industria. Y a pesar de que la relación militar era de mutua dependencia pues varios de los artefactos rusos eran producidos en Ucrania, el conflicto desatado por causa de la independencia en las Repúblicas populares del este del país ha demostrado que el Kremlin puede continuar su camino sin problemas. En efecto, en Rusia ya se han comenzado a producir motores para el avión de entrenamiento Yak-130 que antes se producían en Ucrania. Este es tan sólo un ejemplo del poder industrial ruso.

Para Ucrania, por el contrario, será mucho más complejo reemplazar la ayuda que antes le otorgaba el gobierno soviético. Es claro que por sus propios medios, la limitada industria militar ucraniana no podrá obtener grandes avances al respecto. Cuando las reservas de las armas de la Guerra Fría se terminen, entonces el gobierno de Kiev estará desmantelado.

Quizás anticipándose a esa situación, la administración de Petró Poroshenko quiere buscar el ingreso a la OTAN a como dé lugar. Hace pocos meses la Alianza Atlántica reconoció a Ucrania como un aspirante oficial a tomar parte del organismo multilateral. El ingreso de Ucrania a la organización sería catastrófico para la seguridad de Europa, pues los gobiernos occidentales tendrían un centro de operaciones en una antigua república soviética, con lo cual se estaría ejerciendo una amenaza directa a los intereses de Moscú. Si la ecuación se complementa con la venta ilegal de armas, entonces podría afirmarse que Ucrania significa un peligro inminente para aquellos estados que contravienen el modelo de occidente.

Si el comercio ilegal de armas sigue formando parte del panorama económico de Ucrania y si a eso se le suma la influencia y participación de capitales extranjeros y el respaldo diplomático de naciones como Estados Unidos, el delicado equilibrio de la seguridad en el este de Europa podría ponerse en riesgo. Es claro que por sus propios medios Ucrania no puede tener una industria militar y mucho menos aeroespacial desarrollada, razón por la cual está interesada en firmar acuerdos de cooperación con países que le permitan tener un nuevo protagonismo en temas de defensa y al tiempo busca financiarse a través de actos ilegales.

imgo4.png

Transnistria, entre su singularidad y el contexto internacional

Artículo de Pablo González en Naiz.eus

La República Moldava de Transnistria cumple 28 años y hace tiempo que ha superado el tópico del conflicto congelado. Un Estado funcional que da muestras de cansancio por su indeterminada situación, agravada por una coyuntura internacional desfavorable.

La crisis de Ucrania que comenzó en 2014 ha repercutido en Transnistria y su proyecto de Estado no reconocido a nivel internacional. Kiev ha sido siempre uno de los socios claves de Tiraspol, primero para la creación de la República Moldava de Transnistria y, luego, en su día a día, especialmente en el ámbito económico. Después de que se desataran las hostilidades entre Ucrania y Rusia a consecuencia, en primer lugar, de la anexión de Crimea y, después, por el conflicto del Donbass, Transnistria se ha visto como rehén de esa crisis, aunque no exenta de problemas propios que vienen generados por las élites económicas locales.

En esta franja de terreno de unos doscientos kilómetros de largo y un ancho de entre diez y cuarenta kilómetros viven en la actualidad 470.000 personas. Transnistria se asocia a menudo con la URSS debido al uso de simbología soviética en elementos como su bandera y su escudo, pero nada más lejos de la realidad, pues se trata de una economía de mercado capitalista como cualquier otra en la región. Precisamente es ese parecido lo que, en opinión de algunos expertos locales, como Dmitri Goncharenko, de la Asociación de Negocios pequeños y medios, lo que le lastra. Las élites locales tienden a dominar la economía y la supeditan a sus propios intereses.

Holding Sherif

Quien domina en Transnistria no es un oligarca como Vladimir Plajotniuc en Moldavia o, en menor medida, como Petro Poroshenko en Ucrania, sino el holding Sherif. Este grupo de empresas aporta mediante los impuestos algo más del 50% de todos los ingresos estatales de Transnistria. Es el monopolista en sectores como el de la telefonía móvil o el de los carburantes. Como explica Goncharenko, «nada pasa en Transnistria sin el permiso de la Oficina, que es como se conoce coloquialmente al holding Sherif. Esto hace que la concurrencia sea imposible en numerosas áreas económicas». Esto unido a las dificultades propias derivadas de ser un Estado no reconocido no favorece el clima de negocios en la república.

Atrás quedan los tiempos en los que un acuerdo con Ucrania permitía importar bienes a Transnistria desde el puerto de Odessa sin pagar aranceles ucranianos o moldavos. Incluso antes del comienzo de la crisis ucraniana todo se había complicado ya. La ayuda rusa y la herencia soviética siguen siendo un pilar fundamental en el que se apoya esta república independiente de facto aunque no reconocida. Rusia suministra gas de forma gratuita a Transnistria y de la Unión Soviética se heredó la central hidroeléctrica de Dubossari, que no solo proporciona energía a la república sino que produce electricidad suficiente como para exportarla a Moldavia y Ucrania.

En los últimos años, debido que el grupo Sherif está orientado más hacia la exportación industrial, la situación económica no levanta cabeza en Transnistria. A esta complicada coyuntura se le suman dificultades derivadas de la sintonía que parecen haber encontrado las autoridades moldavas y ucranianas para ir estrangulando poco a poco este enclave con presencia de fuerzas rusas en misión de paz desde 1992.

Además, la crisis de Ucrania ha dificultado en gran medida la vida del ciudadano de a pie. Para viajar al extranjero, los transnistrios tienen en su inmensa mayoría pasaporte de una Estado reconocido, ya sea Rusia o, en menor medida, Moldavia. Sin embargo, en la actualidad, Ucrania impide la entrada en su territorio de varones rusos de entre 18 y 65 años y pone dificultades a las mujeres. Ser un enclave ruso en la región tiene su repercusión.

Dique de contención

Durante la guerra de la independencia de Moldavia, entre 1990 y 1992, Ucrania fue siempre un cómplice silencioso de Tiraspol contra Chisinau por la amenaza de la expansión rumana en la región, pero después de 2014 a este territorio se le asocia más con el Donbass que considerarlo un dique de contención frente al nacionalismo rumano. Algo que, por otra parte, tiene su razón de ser ya que Transnistria es a todas luces parte del llamado «Mundo Ruso». El ruso es el idioma predominante, aunque el moldavo y el ucraniano también son oficiales, y la bandera rusa ondea junto a la de Transnistria en todos los edificios oficiales. Incluso el partido en el poder, Renovación, comparte sede con Rusia Unida, el partido en el poder en la Federación Rusa, pero con presencia en Transnistria para escuchar a su población.

Debido a estas cuestiones y la relación más que especial que esta república mantiene con Rusia, multitud de habitantes de la región emigran hacia ese país en búsqueda de nuevas oportunidades laborales. Los que se quedan desean hacer su vida en la república independiente o, mejor, como parte de la Federación Rusa, algo que parece poco factible debido a que no tienen siquiera una frontera común. Nadie se plantea abrir un diálogo serio sobre su reintegración en Moldavia. Ya ha nacido y crecido una generación que no ha conocido otra cosa que una Transnistria independiente, aunque sin reconocimiento internacional.

Declaración política de Malorrosiya

DECLARACIÓN POLÍTICA DE MALORROSIYA

El proyecto del estado de Ucrania, formulado hace ciento cincuenta años y aplicado en diferentes versiones durante el siglo XX, ha llegado a su conclusión lógica y ha llevado a la desintegración del país, a la guerra civil y a la muerte de decenas de miles de personas, incluyendo niños, mujeres y ancianos. Este proceso es irreversible. Un intento de volver atrás en la historia daría lugar a la “balcanización” del conflicto, la expansión del caos, la escalada de la guerra civil y de un número aún mayor de bajas.

Para detener la guerra civil y evitar nuevas víctimas, los representantes de la mayoría de las regiones de la antigua “Ucrania”, reunidos en Donetsk el 18 de julio de 2017, discutimos la situación actual y llegamos a las siguientes conclusiones:

  • El estado de “Ucrania” se ha revelado como un estado fallido y ha demostrado ser incapaz de otorgar a sus habitantes un presente y un futuro pacíficos y prósperos;
  • Las autoridades actuales – el “presidente” Poroshenko y la Verkhovna Rada – elegido en Kiev después del golpe de Estado teniendo como telón de fondo el terror político y la ausencia de elecciones en Crimea y el Donbass, son ilegítimos;
  • El estado de “Ucrania” está al borde de la catástrofe económica y la despoblación;
  • Se está ejecutando un golpe ultranacionalista en Kiev, como resultado del cual, verdaderos neonazis se harán con el poder en lugar de las “banderitas con cara europea”;
  • Como resultado del golpe neonazi, una guerra civil de todos contra todos comenzará en el país y causará su posterior desintegración;
  • El proyecto nacionalista ucraniano (de Galitzia) ha sido desacreditado por el derramamiento de sangre de civiles en el país;
  • La ideología del “ucranismo” ha demostrado ser misantrópica, mezclada con xenofobia (rusofobia, antisemitismo, polonofobia) y neonazismo (ideología de la exclusividad y superioridad nacionales);

La palabra “Ucrania” está asociada para siempre con los nombres de los cómplices de los nazis Bandera y Shukhevich, con las tragedias del Baby Yar, la masacre de Volyn y Khatyn y, hoy en día, con la masa de asesinatos de personas en el Maidan, en la Casa de Sindicatos de Odessa y del Genocidio del pueblo del Donbass.

En base a lo anterior, creemos que el estado de “Ucrania” en la forma en que fue establecida tras el colapso de la URSS es INÚTIL.

Nosotros, los representantes de las regiones de la antigua “Ucrania”, proponemos restablecer el estado y proclamar el estado de MALOROSSIYA bajo el pasado histórico de la antigua “Ucrania”. En este caso, es de fundamental importancia cambiar el nombre del país, ya que “Ucrania”, un estado es culpable de crímenes de guerra, del terror de las masas y del genocidio de su propio pueblo.

A su vez, el nuevo nombre del país basado en las tradiciones históricas nos permitirá reunificar las piezas de la antigua “Ucrania” que parecían haberse separado para siempre, incluso debido a la participación en la guerra civil en diferentes lados de la línea de frente.

Debemos pasar de página en la historia de nuestro pueblo, la cual está inundada con la sangre de nuestros hermanos y hermanas.

Malorossiya es un estado INDEPENDIENTE, SOBERANO con un nuevo nombre, una nueva bandera, una nueva constitución, una nueva estructura estatal, nuevos principios de desarrollo social y económico y nuevos prospectos históricos. ¡Mas esto no es una revolución! Esto es un retorno a la historia. Esta es una novedad que restaura, no destruye.

Teniendo en cuenta la situación económica del país, el caos y el potencial de desintegración, con respecto a la posibilidad de lanzar una “guerra de todos contra todos”, consideramos necesario declarar el estado de emergencia para el período de transición – hasta 3 años. Durante este tiempo, se debe completar el proceso de adopción de la nueva Constitución y del establecimiento del estado de derecho.

Bajo el estado de emergencia, se propone la prohibición de las actividades de los partidos políticos y de los fondos extranjeros y se incrementarán las penas por los delitos, especialmente los cometidos contra las persona. La lucha contra la corrupción se endurecerá, así como las sanciones por ella. El mercado de armas en la sombra debe ser eliminado, incluyendo el registro de armas de acuerdo con la nueva ley.

En el mismo período, una investigación se llevará a cabo con la participación de especialistas extranjeros – de Rusia, de Bielorrusia, de la Unión Europea – en los crímenes cometidos por el régimen del Maidan de Kiev: asesinatos en el Maidan, el asesinato de ciudadanos de Odessa en La Casa de Sindicatos el 2 de mayo del 2014, los crímenes de guerra en el Donbass en el llamada operación ATO.

En el mismo período, el Tribunal Popular deberá estar preparado para acusar a los criminales estatales que hayan llevado al país a la desintegración y la guerra civil: V.F. Yanukovich (con una solicitud de Rusia para su extradición), P.A. Poroshenko y su camarilla: Turchinov, Yatsenyuk, Kolomoisky, Paruby, Nalivaichenko y otros.

Estamos seguros de que, habiendo recuperado de la ideología criminal neo-nazi el “ucranismo”, podremos construir una nueva sociedad sobre la base de la amistad y de la ayuda mutua y en el odio o la envidia. El genio creativo de nuestra gente logrará llevar a Malorossiya a la vanguardia de la civilización global y jugar un papel en la historia. El papel del Bien y de la Verdad.

Tercer Aniversario de la República Popular de Donetsk

La República Popular de Donetsk hoy cumple 3 años. Exactamente hace 3 años, en esos momentos se abrieron los primeros centros de votación en toda la entonces región de Donetsk.

La gente iba en flujo constante, esperando en la fila para votar, después del cierre de los centros de votación los hombres organizaron la guardia para proteger las papeletas.

This slideshow requires JavaScript.

Desde ya hace 3 años la República ha demostrado su derecho a la existencia, con armas en la mano defiendo la independencia. Hace 2 días atrás en Donetsk paso la columna del “Regimiento Inmortal”, donde una serie de fotografías en blanco y negro flotaba el color. Muchas imágenes de colores de aquellos, agracias a los cuales la República vive. Aquellos que a costa de sus vidas en el verano del año 2014 recuperaron la frontera. Aquellos, quienes rechazaron los ataques y los intentos de irrumpir.

Bajo la ocupación ukrofascista permanece Mariupol, Kramatorsk, Slavyansk, Artemovsk, Krasnoaermeiysk y Sviyatogotsk, donde hace 3 años atrás donde la gente permaneció en la fila para votar por la secesión de Ucrania, por el derecho a vivir su propio camino y honrar a los héroes. No se puede perder la esperanza para la reunificación (para Novorossia) del Donbass, no importa cuán ilusorio pueda parecer esta perspectiva.

El Joven Estado sólo puede desear la prosperidad y la paz después de la victoria.

 

Amerikako Estatu Batuek “gerrak irabazteko” gastu militarra nabarmen handituko duela iragarri du Trumpek

UKRAINE-US-TRUMP-INAUGURATION-SUPPORTERS*EITB

Defentsarako aurrekontua % 10 handituko luke Trumpek, hau da, 54.000 milioi dolar gehiago bideratuko lituzke gastu militarrera.

Ameriketako Estatu Batuetako Defentsarako aurrekontua nabarmen handituko duela iragarri du astelehen honetan Donald Trump AEBko presidenteak. Igoera horren helburu nagusia  AEBk berriro gerrak irabaztea da, baina proposamen hori aurrera eraman ahal izateko beste sail batzuetan murrizketak egin beharko ditu.

Defentsarako aurrekontua % 10 handituko luke Trumpek, hau da, 54.000 milioi dolar gehiago (50.800 milioi euro inguru) bideratuko lituzke gastu militarrera. ‘The Washington Post’ eta ‘The New York Times’ bezalako hedabideen arabera, aurrekontu hori onartu ahal izateko zenbait murrizketa egin beharko ditu AEBko Gobernuaren beste sail batzuetan.

“Bitarteko gutxiagorekin gauza gehiago egingo ditugu, eta AEBko Gobernuaren gastua murriztea lortuko dugu”, ziurtatu du AEBko presidenteak. Nazioarteko beste presidente batzuekin egindako bileran, azken urteotan egindako gehiegizko gastua kritikatu du Trumpek. “Aurrerantzean azpiegitura handietara bideratuko dugu dirua”, azpimarratu du.

Etxe Zuriak ohar baten bidez jakitera eman duenez, gastu militarrera bideratzen den diru hori beste sail batzuetatik kenduko da. Zehazki, Ingurugiroaren Babeserako Agentzian, Estatu idazkaritzan eta nazioarteko laguntzan egingo ditu murrizketa handienak.

AEBko presidenteak azaldu duenez, bere aurrekontuen helburu nagusia “Amerika lehen tokian” jartzea da. Arrazoi horregatik, Defentsa eta Segurtasun sailetara bideratutako gastua handituko duela esan du Trumpek. Ildo horretatik, AEBk nazioarteko herrialdeak laguntzeko bideratzen zuen dirua horretarako erabiliko duela ziurtatu du.

Aurrekontuen bulegoko arduradunak ‘The Washington Post’ hedabideari azaldu dionez, baliteke AEBko Gobernuren sail guztietan murrizketa nabarmenak egitea.

AEBko aurrekontuen proposamena Kongresuari igorri beharko dizkio Trumpek, bertan onartu ditzaten.

La OTAN anuncia nuevos planes para reforzar su presencia en el mar Negro, cerca de las fronteras rusas.

* Hispan TV (17/02/2017)

“La OTAN está reforzando el componente terrestre y naval de su presencia en el mar Negro para llevar a cabo ejercicios y recoger información sobre la situación en la región”, anunció el jueves el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en declaraciones a la prensa.

Aseguró que las acciones de la OTAN “corresponderán a sus compromisos internacionales, incluida la Convención de Montreux”. “Todas esas medidas tienen un carácter defensivo y no buscan aumentar tensiones“, agregó.

conflictos-mar-negroTambién dijo que los ministros de Defensa de la Alianza Atlántica han discutido las perspectivas del despliegue de nuevas tropas en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. “Esperamos que cuatro grupos de combate internacionales estén listos para el combate en junio”, sintetizó el secretario general de la OTAN.

Para Stoltenberg, esas tropas “muestran la cooperación trasatlántica y la determinación de la OTAN” y “mandan una señal clara a cualquier potencial agresor”.

En otro punto, se refirió a las declaraciones del ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, según las cuales, Rusia está dispuesta a reanudar la cooperación con Washington, pero rechaza la intención del Pentágono de utilizar el diálogo de la fuerza, y señaló que la OTAN quiere mantener unas relaciones más constructivas con Rusia, pero al mismo tiempo debe reforzar sus medidas de contención.

“Queremos desarrollar un diálogo con Rusia, no queremos aislar a Rusia, no necesitamos una nueva Guerra Fría, estamos trabajando para lograr unas relaciones más constructivas con Rusia”, afirmó, añadiendo que la organización “continuará por este camino”.

En este sentido, el secretario general de la OTAN subrayó que el diálogo de la fuerza funcionó durante la Guerra Fría y funcionará ahora. “Podemos dialogar y al mismo tiempo mantener un enfoque duro y predecible y garantizar una contención segura”, sostuvo.

“Eso funcionó durante la Guerra Fría con la Unión Soviética, y es una estrategia adecuada de comunicación con Rusia en la actual y totalmente nueva situación en materia de seguridad“, advirtió Stoltenberg.

La OTAN, que tras el surgimiento de la crisis en Ucrania en 2014, experimenta un empeoramiento de sus relaciones con Rusia hasta niveles no vistos desde la Guerra Fría, multiplicó sus maniobras militares y patrullas marítimas, terrestres y aéreas en el este de Europa, además de aumentar su presencia militar en los países bálticos.

Rusia ha estado acusando a la OTAN de haber aumentado considerablemente su presencia militar en Europa del Este, cerca de sus fronteras, haciendo peligrar la seguridad de la región. Mientras la Alianza Atlántica justifica el despliegue de maquinaria de guerra con el argumento de una posible “agresión” rusa, Moscú en respuesta coloca sus más sofisticados armamentos en sus regiones occidentales y realiza ejercicios militares a gran escala en su suelo.